Casado pide una desescalada con cautela para evitar repuntes

SPC
-

La consejera de Sanidad planteó un escenario con muchas incertidumbres y alertó de que un exceso de prisas puede resultar «fatídico» para todos

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, se emocionó al nombrar a los cinco compañeros sanitarios fallecidos por la covid-19. - Foto: Ical

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, reclamó ayer cautela en la desescalada por la covid-19 para evitar el colapso del sistema sanitario y la economía. No en vano, alertó de que un posible repunte de casos positivos y un aumento de las hospitalizaciones no sería soportado por la sanidad de Castilla y León, con un incremento de las cifras de fallecidos.
La Comunidad ha tenido, en estas diez semanas, 16 «momentos complicados» pero sin llegar a un colapso, gracias a la «planificación» y la «previsión», explicó Casado. Es por ello que subrayó que ahora se debe diseñar la desescalada social pero no para su aplicación inmediata porque, a su juicio, un exceso de prisas puede ser «fatídico». Además, advirtió que la normalidad no llegará pronto. «Me gustaría poder darles mejores noticias pero a día de hoy las certezas son pocas y muchas las dudas. A partir de aquí tenemos un panorama con numerosas incertidumbres», dijo a los miembros de la Comisión de Sanidad.
Durante cerca de dos horas y media, Casado alertó en las Cortes autonómicas de que un levantamiento «de manera precipitada» de la cuarentena social aumentaría los contagios y sería necesario endurecer, de nuevo, las medidas de confinamiento. «La cautela y el establecimiento de criterios técnicos serán claves para iniciar el desconfinamiento en las próximas semanas».
La consejera asumió las conclusiones del comité de expertos para el asesoramiento frente al coronavirus en Castilla y León, que unánimemente desaconseja iniciar la desescalada. No en vano, los especialistas advirtieron que continúan los casos de contagio, se desconocen muchos factores en cuanto a la transmisión del virus, así como sobre la inmunidad que deja y además existe aún un alto nivel de  ocupación de las UCI en los hospitales.  
Aunque  reconoció el deseo generalizado de la sociedad para retornar a la situación anterior, insisistió en ser «muy cautelosos» para «no echar por tierra» el esfuerzo colectivo durante el estado de alarma.
En este sentido, expresó dudas sobre el calendario para pasear en familia, volver a las calles o visitar a familiares o amigos ante el desconocimiento de muchos aspectos relacionados con el virus.
Ante este panorama, Verónica Casado manifestó la necesidad de diseñar circuitos separados en todos los centros para que los profesionales puedan gestionar, en los próximos meses, la atención de los pacientes positivos.

Atención Primaria.

También, según recogió la Agencia Ical, destacó el refuerzo de la Atención Primaria, porque será el nivel asistencial sobre la que «pivotará» la actuación de vigilancia, detección y actuación precoz de los casos que puedan surgir. Hasta el momento, el registro de Medora, que monitoriza la enfermedad, ha contabilizado 39.672 casos activos y 54.038 totales declarados.
En cuanto a recuperar la actividad ordinaria en los hospitales, confesó que tardará aún semanas al recordar que aún hay enfermos críticos en las UCI extendidas que ocupan servicios de reanimación y quirófanos, entre otros. Además, la Consejería mantendrá «listas» instalaciones ante un posible repunte.
La consejera informó que en las próximas semanas y meses toca investigar en fármacos y vacunas, incidir en la investigación clínica y epidemiológica, planificar un sistema preparado para enfrentar pandemias y revisar el sistema socio-sanitario que «ha hecho agua».
A lo largo de su intervención, la consejera dejó claro que la Comunidad ha atravesado una pandemia que ha puesto «a prueba» el sistema sanitario, que fue necesario «adaptarlo al completo» para dar la mejor atención posible en una situación donde confluyeron la «escasez» de equipos de protección y equipos médicos y la presión asistencial de pacientes muy complejos.
Verónica Casado significó que los objetivos básicos del sistema de salud se han basado en disminuir la incidencia de nuevos casos, de la prevalencia de la enfermedad, de su letalidad y su mortalidad y de las consecuencias para la salud.



Las más vistas