Santibáñez pide a la Diócesis que le ceda la ermita del Humilladero

I.P. / Burgos
-

Destina una partida para su arreglo en el presupuesto de 2016 ante la urgencia por cambiar la cubierta y evitar su hundimiento. El año pasado se mejoró la dedicada a la Virgen de las Eras

La ermita del Humilladero precisa de un cambio de cubierta y arreglar algunas grietas de las paredes. - Foto: Valdivielso

El Ayuntamiento de Valle de Santibáñez destina una partida de 6.000 euros en los presupuestos de 2016, aprobados en pleno inicialmente, para poder acometer obras de mejora en la ermita del Humilladero, un inmueble que está ubicada en la entrada de Santibáñez Zarzaguda, cabecera del municipio, y donde se guardaban los 5 pasos procesionales de Semana Santa que ahora, dado su deterioro, se han trasladado a la iglesia parroquial.
La intención del Ayuntamiento, y así ya se lo han hecho saber al Arzobispado, es que éste les ceda el inmueble por un periodo de 25 años para hacer las obras, opción bien vista por la Diócesis. Lo más urgente de esta ermita, construida en piedra de sillería, es cambiar la cubierta, ya que de no actuar pronto se acabará hundiendo.El mal estado del tejado está provocando algunas grietas que hay que reparar para que no vaya a más. No es una ermita que se vaya a destinar al culto, porque es pequeña, pero es un patrimonio que el pueblo quiere mantener y una vez arreglada, los pasos y las andas volverían a ella. La alcaldesa, María del Amor Andrade, espera que el Arzobispado aporte alguna cantidad a sumar a los 6.000 euros que aporta el Ayuntamiento.
Ya el año pasado se subsanó el problema de las humedades. Con la subvención para arreglo de caminos de la Diputación, se actuó en el saneamiento de un arroyo que filtraba agua a la ermita.  
Con esta obra quedarían arregladas las dos ermitas, ya que el año pasado se hicieron obras en la dedicada a la Virgen de las Eras,  que está dedicada al culto; para ésta el Ayuntamiento destinó también 6.000, y se recibieron 35.000  de una donación anónima, lo que permitió su restauración.  
En cuanto al presupuesto de 2016, asciende a 390.000 euros, y tal y como reconoce la alcaldesa, las inversiones serán pocas y se centrarán en las necesidades prioritarias, por lo que califica las cuentas como «realistas», con apenas 41.000 de inversión. Dependiendo de las subvenciones que vayan llegando se incorporarán a remanentes y habrá más liquidez. En cuanto a la partida más importante, 16.000 euros, irá a terminar la pavimentación de algunas calles; también se mejorarán caminos, con una partida de 6.000 euros y se destina otra de 10.0000 euros para adquirir un descalcificador o un grupo de presión para el depósito del agua y otras tres cantidades pequeñas para eliminar barreras arquitectónica, entre ellas en el Ayuntamiento donde se instalará un ascensor ya que la sede está en una primera planta. La promoción turística será otro de los aspectos que desde el Consistorio del Valle de Santibáñez se quiere potenciar.
En cuanto a instalaciones deportivas, se pretende seguir mejorando el campo de fútbol en el que juega el equipo local el torneo de la Diputación.   

En el  capítulo de gastos destaca la partida destinadas a las nueve pedanías, que se llevan el 30% del mismo, en cumplimiento de las bases entre éstas y el ayuntamiento.De hecho, en el mes de enero se les transferirá los fondos correspondientes al IBI de rústica y urbana, el IAE y el agua, que suponen 120.000 euros. El resto de impuestos se quedan en al cabecera del municipio. También se destinan 10.000 euros para completar lo que pueda llegar del plan de empleo y poder hacer algún  contrato de trabajo.