El virus destruye en 15 días el empleo creado en 2 años

L.M.
-

Los sindicatos exigen corregir la temporalidad y precariedad en el sector servicios, el más castigado, y consideran que la herramienta de los ERTE en las fábricas «ha funcionado y evitado despidos»

Oficina del Ecyl en Burgos capital. - Foto: Luis López Araico

Habrá un antes y un después de este mes de marzo de 2020.Lo habrá en todos los ámbitos de la vida, desde el sanitario hasta el económico, pasando por el social. La expansión del coronavirus se está llevando cientos de vidas cada día, y está afectando también gravemente a la actividad productiva de las empresas, lo que repercute directamente en la creación o no de puestos de trabajo.Si en febrero las oficinas del Servicio Público de Empleo de Castilla y León registraron en Burgos el mejor febrero en 13 años en cuanto a la afiliación se refiere, mientras que el paro cayó por segundo mes consecutivo, marzo ha sido radicalmente distinto, y pasará a engrosar la lista de periodos más negros para la economía provincial, regional, nacional e incluso mundial. Durante 31 días, especialmente los últimos 19, se han destruido en la provincia 1.023 empleos, casi los mismos que se habían recuperado desde diciembre de 2017. En apenas medio mes se han perdido todos los esfuerzos que se habían hecho en algo más de dos años, dejando el total de parados en los 20.184.

El crecimiento del 6,3% del desempleo con respecto a febrero, sin embargo, no es el más acusado que se ha dado en la serie histórica, que sigue siendo el octubre de 2017, cuando el porcentaje fue del 8% con un aumento de 2.039 parados más. En Castilla y León los registros han sido ligeramente inferior a Burgos, con una subida del 6,2% hasta los 152.644 desempleados, mientras que España ha batido todos los récords de la serie histórica (desde 2005), superando al bache más duro de la crisis económica.En enero de 2009, el Ministerio de Trabajo contabilizó un aumento del paro de cerca de 200.000 personas, mientras que el pasado mes de marzo fue de 302.265, un 9,3% más.

Los secretarios provinciales de los dos principales sindicatos coinciden en señalar que siempre que se destruya empleo no se puede hablar de buenos datos, pero admiten que el buen funcionamiento del mecanismo de los ERTE, especialmente en la Industria burgalesa, ha evitado miles de despidos, que sí se han efectuado en otras provincias, una opinión que comparten en parte desde la patronal, FAE. Cabe destacar que estos datos de marzo no incluyen a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados.Además, y pese a que la inmensa mayoría de compañías han tenido que cerrar temporalmente, otras dedicadas a la agroalimentación o a productos farmacéuticos están produciendo a mayor ritmo que antes, lo que ha conllevado más contrataciones.

(Más información, en 40 páginas en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)