Aitana Hernando sería reelegida pero necesitaría pactos

R.C.G.
-
Aitana Hernando sería reelegida pero necesitaría pactos

La extrapolación de los resultados del domingo a las elecciones municipales dibuja un nuevo escenario político

La del lunes fue jornada de análisis en las sedes de todos los partidos porque la proximidad de las elecciones municipales obliga a mirar de reojo los resultados de las generales. Aunque los datos no son extrapolables ya que entran en juego nuevas variables, al menos sirven para hacerse una idea del punto de partida de la campaña y de hacia donde se puede encaminar la estrategia de cada uno de los partidos durante el próximo mes.

Si se trasladan los votos del domingo a los comicios locales el PSOE revalidaría su triunfo con una amplia diferencia aunque sin mayoría absoluta. De hecho perdería un concejal y necesitaría de pactos para gobernar. Más confuso es el panorama en la oposición ya que si el PP no logra reponerse del batacazo a nivel nacional quedaría únicamente con cuatro concejales, los mismos con los que entraría en Ciudadanos en su primera participación. Si los votos de

Unidas Podemos se reparten en porcentajes similares, Izquierda Unida sacaría dos ediles y la formación morada otros dos, lo que podría dejar a Ganemos fuera de la corporación.

El primer factor que hay que tener en cuenta para realizar un análisis es que la abstención suele ser mayor en las municipales que en las generales, lo que altera  los porcentajes. Además el tirón de algunas siglas no siempre se ve refrendado en el ámbito local y al revés, otras obtienen históricamente más apoyos en la ciudad que en las nacionales. También hay que ver donde van a parar las 1.330 papeletas de Vox.
Por este motivo Aitana Hernando era cauta a la hora de extrapolar los resultados nada más conocerse el triunfo de Pedro Sánchez aunque no escondía que el crecimiento experimentado por el PSOE «ánima e ilusiona» de cara a su reelección como alcaldesa.

El optimismo que se respira entre las filas socialistas contrasta con el del PP, aunque Jorge Castro confía en que la ciudadanía «sabrá reconocer» el trabajo realizado en la oposición, y que los pronósticos que ahora apuntan a una debacle, se reviertan. «Está claro que estos resultados no son el mejor punto de partida pero hay mucho margen y factores que cambian», señala el candidato popular. En este sentido apunta a la mayor fragmentación de la izquierda, la incógnita del tirón que tendrá el candidato local de Cs, el caladero de votantes que deja Vox y el posible descontento de un sector de la población mirandesa con Hernando. «Veremos si la gente valora igual la gestión de la alcaldesa que la de Sánchez», advierte.

Haberse quedado a un paso de superar al PP como principal fuerza de la derecha ha supuesto un impulso para Sergio González, quien no se conforma con obtener una buena representación en el Ayuntamiento. «Salimos a ganar las elecciones», afirma con rotundidad. Su argumento es que las generales han demostrado «el peso que tienen las siglas de Ciudadanos y ahora le vamos a sumar la aportación de los independientes que van en la lista, un impulso con el que esperamos superar a los partidos tradicionales».

También afrontan con moderado optimismo las elecciones Izquierda Unida y Podemos. Juntos han logrado ser la segunda fuerza más votada el domingo pero al concurrir ahora por separado, y entrar en juego también Ganemos, se fracciona el voto. «Creemos que se ha producido un  voto útil al PSOE frente al auge de la extrema derecha que en las municipales no se va a dar», asegura Guillermo Ubieto, quien considera que existe «un espacio importante para los partidos que estamos a la izquierda del PSOE y a nivel local, la gestión realizada, la cercanía y la confianza influyen mucho».

En Podemos miran con cierto escepticismo las estadísticas porque «hemos perdido votos pero somos la segunda fuerza, que antes no lo éramos», analiza Alberto Otal, quien espera que sus propuestas estos últimos años les permitan obtener más ediles.

Por su parte, Ganemos lamenta que al final no se materializara la coalicción de izquierda «porque hemos desaprovechado una gran oportunidad» pero aspira a repetir resultados del 2015. «Ahora la gente nos conoce más que entonces», concluye.