Recurren por caer en la prueba médica 3 candidatos a bombero

R.C.G.
-
Recurren por caer en la prueba médica 3 candidatos a bombero - Foto: Ruth Laguna

Pasaron el examen físico y teórico pero les han descartado en la espirometría, decisión que han impugnado

Todos los aspirantes a Bomberos temen las pruebas físicas porque son la parte más dura de las oposiciones, la que suele hacer la criba definitiva ya que se requiere una gran condición atlética para cumplir con las marcas que se fijan como mínimas. Una vez superada la misma y tras aprobar también el  examen de conocimientos y el psicotécnico, los que mejores notan han obtenido están a un solo paso de conseguir la ansiada plaza. Solo les falta pasar el reconocimiento médico, que en la mayoría de casos es un simple trámite, aunque para tres candidatos a entrar en el servicio contraincendios mirandés ha supuesto un escollo insalvable, puesto que no han logrado el apto médico necesario al no superar la espirometría. 
Dicha prueba mide la función pulmonar sobre la base de la cantidad de aire que puedes expulsar tras respirar hondo y soltar de golpe. Aunque sorprende que tres personas que han sido capaces de correr dos kilómetros en menos de  6’ 56’’ o de trepar una cuerda de seis metros en diez segundos no hayan conseguido alcanzar los valores requeridos, el reconocimiento médico es igual de excluyente que el resto de pruebas. Por este motivo, han quedado eliminados. 
Disconformes con los resultados del gabinete médico municipal, los tres afectados han presentado un recurso administrativo en el Ayuntamiento aportando pruebas realizadas en otros centros sanitarios en los que se certifica que su capacidad pulmonar es normal. Ahora será la administración local la que se deberá pronunciar aunque todo hace indicar que el tema podría acabar en la justicia ordinaria. 
La concejala Raquel Bajo reconoce que la situación es «chocante», pero desliga a su departamento de cualquier responsabilidad y se ampara tanto en los resultados médicos como en las bases. «Dicen claramente que hay que superar todas las pruebas», remarca. 
La convocatoria para cubrir cinco plazas de bombero se lanzó a finales del pasado año y las oposiciones se realizaron en los primeros meses del actual ejercicio con el objetivo de paliar el déficit de plantilla. Por eso los cinco seleccionados se incorporarán casi de inmediato tras haber recibido la pertinente formación previa, paliando en gran medida la escasez de efectivos que en algunas épocas obligó incluso a reforzar turnos para atender los servicios. De hecho durante un tiempo ha sido necesario recurrir a interinos como solución temporal mientras se convocaba la Oferta de Empleo Público. 
Paradójicamente una de las personas que ha estado trabajando durante los últimos meses para cubrir las vacantes, es una de las tres que ahora ha sido rechazada por  la espirometria. Y es que para completar la bolsa de trabajo se recurrió en su momento a candidatos que no habían aprobado la anterior convocatoria de oposiciones, una medida que fue cuestionada por los sindicatos al entender que no era lógico sumar a quienes habían suspendido y que además podía dar lugar a futuros problemas.