Gestamp confirma su interés por hacerse con parte de Rottneros

G.A.T. / Miranda
-
Gestamp quiere ocupar más de 800.000 metros cuadrados en el complejo de Rottneros, prácticamente desmantelado. - Foto: G.A.T.

La multinacional confía en que se resuelva definitivamente el «marco regulatorio» para poder sacar su proyecto de biomasa. Podría pagar más de 5 millones de euros por el terreno

Gestamp no ha perdido el interés por instalarse en los terrenos de la papelera Rottneros para levantar allí una planta de generación eléctrica a través de biomasa. Tras la reunión que mantuvieron el pasado lunes los extrabajadores de la extinta papelera, en la que surgió un enorme malestar por la falta de información que han tenido y por cómo está resultando el proceso de liquidación de la empresa, DB pudo contactar ayer con Gestamp, desde donde reiteraron que sí mantienen el interés mostrado hace ya más de tres años.
La multinacional, que impulsa el proyecto de biomasa a través de su filial de renovables, no obstante no se atreve a concretar cómo y cuándo podría finalmente desembarcar en la ciudad. «La decisión podrá tomarse cuando el marco regulatorio lo permita», explicaban a este periódico, en referencia a la necesidad de conocer cómo quedará el sector con las nuevas primas a las renovables y a las productoras en régimen especial.
Y es que los datos aportados en el borrador que ha presentado el Gobierno no permiten aún determinar un avance inmediato para el proyecto. «En este sentido no hay novedades concluyentes», aseguran desde Gestamp, que tiene que analizar con detenimiento la nueva regulación para concluir si el proyecto mirandés es viable y rentable.
 También este periódico habló con los administradores concursales, quienes apelaron a una inminente conversación con la firma energética para aportar más información sobre el proceso y cerrar ya un acuerdo en firme que permita la venta de activos.
Además, y en referencia al malestar mostrado por la plantilla el lunes, los administradores concursales entienden que se ha hecho «una lectura parcial» y que a los exempleados no se les ha dado transmitido toda la documentación existente en el proceso, ya que existen una docena de informes (uno cada tres meses) que están en el Juzgado Mercantil de Burgos en el que se tramita el caso. Informes detallados de todas las operaciones de venta y de pagos que se han realizado desde que comenzó el proceso de liquidación.
Una documentación a la que además tienen acceso todos los acreedores, entre ellos los trabajadores, a través de los abogados que tienen contratados y acreditados para el caso bien de forma individual o con los sindicatos a los que están afiliados, aunque por lo visto el lunes, no ha habido traslado por parte de los letrados de los diversos informes emitidos.

Única opción seria

Lo que está claro es que hoy por hoy Gestamp es la única salida en firme y seria que hay para poder generar los ingresos que permitan acometer el pago de al menos parte de los créditos pendientes de cobrar por parte de los acreedores, entre ello los más de 5,1 millones de euros que deben cobrar los exempleados en concepto de salarios e indemnización.
A pesar de la confianza que en los administradores concursales y en el propio Ayuntamiento (ya ha dado licencia al proyecto) ha generado Gestamp, habría que renegociar un nuevo acuerdo de venta de los terrenos, ya que el acuerdo inicial está extinto y carece de validez. En su día se planteó en el acuerdo de compraventa la adquisición por parte de Gestamp de 862.401 metros cuadrados (449.800 de suelo industrial urbano y 412.601 metros cuadrados de suelo rústico común), además de diversos edificios y bienes. Todo, en su día se concreto en el pago de 5.015.000 euros.
También Gestamp recibía la autorización ambiental integrada que tenía Rottneros, que es la que le permitirá levantar una planta eléctrica. No obstante, queda pendiente la resolución de un recurso de Ecologistas en Acción que se oponía al traspaso de la autorización.