El Corona de Castilla reforma la recepción y 20 habitaciones

B.G.R.
-

Las obras comenzaron a finales de febrero e iban a realizarse por fases para no cerrar el hotel. Ahora, sin clientes, se quiere avanzar en la actuación, que ronda los 200.000 euros

El Corona de Castilla reforma la recepción y 20 habitaciones - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El Hotel Corona de Castilla, ubicado en la calle Madrid, renovará parte de sus instalaciones. Concretamente, la recepción y la cafetería, ambas localizadas en la planta baja, así como una veintena de sus 87 habitaciones. La inversión, que ronda los 200.000 euros, estaba prevista antes de la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo, que progresivamente llevó al cierre de estos establecimientos, según explica su responsable, Juan Carlos Barriocanal. 

De hecho, las obras habían comenzaron en febrero y estaba prevista su realización por fases y zonas para que no interfirieran en la llegada de clientes. Ahora y dada la situación, se llevarán a cabo de forma conjunta, aunque el plazo de ejecución resulta difícil de concretar. «Los trabajos siguen al ritmo que se puede pero no al que se contemplaba inicialmente», subraya el empresario, haciendo referencia a la falta de suministros o a cualquier otro problema derivado de las medidas restrictivas del momento, lo que hace «imposible» prever cuándo podrán concluirse.

La reforma ha comenzado en la zona de recepción y cafetería, lo que, según Barriocanal, no iba a implicar el cierre del alojamiento ya que dispone de dos entradas diferentes. Además de esta renovación, se aprovechará la paralización de la actividad hotelera para continuar con la remodelación de una veintena de habitaciones, completando así la reforma de la mayoría de estas estancias que ya se había llevado a cabo en ejercicios anteriores. «Alguna quedará pendiente, pero lo principal estará reformado», agrega. 

Barriocanal asegura haber decidido continuar con esta actuación, a pesar de la difícil situación que atraviesa el sector, porque la obra ya estaba iniciada y «no iba a dejar la recepción en este estado». Sin embargo, valora el momento que vive el sector hotelero como «desastre absoluto, casi apocalíptico», que podría acrecentarse si las circunstancias actuales se alargan. «En estos momentos el hotel está cerrado por una causa de fuerza mayor y así podemos avanzar sin molestar a los clientes», sostiene.

Gastrobar del Rice. No es el único establecimiento que había decidido iniciar reformas este año. El Hotel Rice se encuentra también inmerso en la renovación de su antiguo restaurante, que convertirá en un gastrobar abierto no solo a los clientes del alojamiento sino también al público en general. En este caso, el presupuesto ronda los 300.000 euros y la intención era poder levantar la persiana a mediados de abril. Las obras se han retrasado y se prolongarán otro mes.