Colchones y ruedas abandonadas fuera de los puntos limpios

C.M.
-

La reducción del horario de 9 a 10 y de 16 a 17 horas por el coronavirus ha pillado por sorpresa a los usuarios y los tiran en los alrededores del vallado

Los dueños de estos colchones los subieron hasta las instalaciones de la avenida Islas Baleares y al ver que estaban cerradas los dejaron junto a la valla. - Foto: Alberto Rodrigo

Los puntos limpios ubicados junto al HUBU y en el Camino de Valdelchoque son un servicio municipal gratuito en el que depositar aquellos residuos generados en el ámbito domiciliario que, por su toxicidad para el medio ambiente o por su capacidad para ser reciclados, no deben ir a parar a un vertedero convencional.

Durante el estado de alerta sanitaria se ha considerado que eran esenciales y se ha mantenido su apertura aunque con un horario reducido de 9 a 10 y de 16 a 17 horas cuando el habitual para el de la zona norte es de lunes a viernes de 9 a 20 y los sábados de 9 a 14  mientras que para el de la zona sur es de lunes a viernes de 9 a 14 y de 16 a 19 y los sábados de 9 a 14 horas. 

Esta situación ha hecho que muchas personas que se han desplazado hasta las instalaciones y no conocían el nuevo horario hayan decidido no volverse con sus enseres de nuevo a sus domicilios y dejarlos en los alrededores del vallado de la instalación como puede apreciarse en la fotografías. 

Neumáticos tirados en un camino próximo.Neumáticos tirados en un camino próximo. - Foto: Alberto Rodrigo

Estas malas prácticas son perjudiciales para el medio ambiente. No cuesta tanto volver en otro momento. También se ha detectado que algunas personas cambian las ruedas de sus vehículos sin acudir a talleres y dejan las ruedas por los caminos que rodean a los puntos limpios, en especial al situado en las proximidades del HUBU. 

Y es que los neumáticos de coche o moto no se admiten en estos  recintos, salvo que se pueda comprobar que no proceden de una reposición. Solo se pueden dejar neumáticos de bicicleta o de sillas de bebé o de ruedas. 

En los puntos limpios solo se pueden depositar residuos domésticos y se debe hacer en los diferentes contenedores dependiendo del tipo (aparatos eléctricos, tejidos o ropa, colchones, recipientes de residuos peligrosos, escayola, metales, enseres, madera, escombro limpio...).

Veinte años reciclando. Los puntos limpios llevan veinte años abiertos y han cambiado radicalmente la forma en la que la ciudad gestiona sus residuos y la mentalidad de los burgaleses con respecto al cuidado del medio ambiente. En todo este tiempo se han gestionado más de cien millones de kilos de desperdicios.

La idea es mejorar su gestión a lo largo de este mandato. Recientemente se aprobó el pliego de condiciones para contratar su gestión en el que, además de ampliar el horario de atención, se quieren introducir mejoras de la mano de las nuevas tecnologías. Las otras grandes novedades serán el cierre de los dos puntos limpios industriales y la creación del móvil. Este último (un vehículo) funcionará de lunes a viernes (entre las 11 y las 19 horas) y hará 6 paradas de 50 minutos en distintos barrios. Recogerá esprays, baterías, móviles, pilas, cartuchos de impresora, calzado ropa para facilitar el reciclaje a personas con movilidad reducida, mayores o al comercio.

La gestión se dará a una empresa que tenga trabajadores en riesgo de exclusión social por un periodo de 5 años. El contrato y se divide en dos lotes. El primero de ellos es el relativo a la gestión de los puntos limpios domésticos y sale con un presupuesto de poco más de 1,1 millones de euros. El segundo se refiere al móvil y se ha valorado en 289.753 euros.