Sedano acomete la última fase de un polideportivo 'social'

F. TRESPADERNE
-

Se pretende que los vecinos utilicen al máximo esta infraestructura, en la que se invertirán 700.00 euros

La última fase de las obras contempla, entre otras actuaciones, el cerramiento lateral y el equipamiento. - Foto: Alberto Rodrigo

«Vamos a intentar que no sea un simple polideportivo con gradas y tres salas polivalentes», asegura el alcalde del Valle de Sedano, Igor Herrán, antes de acometer la última fase de esta infraestructura que comenzó a levantarse la legislatura pasada y que se la encontró al acceder al cargo con la estructura de hormigón casi terminada.

«No había posibilidad de dar marcha atrás porque ya había mucho hormigón», asegura el regidor, quien considera que hay otras prioridades en el municipio antes que construir un polideportivo, «pero no nos ha quedado más remedio que continuar para acabar el proyecto e intentar sacarle el máximo provecho y para ello pretendemos que tenga un toque más social que deportivo», asevera, a la vez que señala que el coste de la última fase tendrá un coste próximo a los 700.000 euros, una cantidad importante para asumir en solitario un municipio pequeño. En este sentido, aunque este año no hay ningún tipo de subvenciones del Instituto para el deporte y la Juventud (IDJ), de la Diputación, para instalaciones deportivas, Herrán espera contar, como en otras fases, con algún tipo de ayuda económica, máxime teniendo en cuenta que «el edificio tendrá un fin más social que deportivo y esperamos que las administraciones lo tenga en cuenta».

Por lo que respecta a esta última fase, en la que se incluye el cerramiento lateral, colocación de desagües, alicatado y equipamiento de todo el inmueble, el equipo de gobierno está a al espera de retomar la actividad para poder aprobar el presupuesto municipal e inmediatamente licitar la obra, la más importante de las realizadas en el Valle, y que los trabajos se puedan ejecutar en su totalidad en lo que resta de año, «pero todo va depender de lo que dure la situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos», indica al alcalde. 

El equipo de gobierno actual no era partidario de construir esta instalación.El equipo de gobierno actual no era partidario de construir esta instalación. - Foto: Alberto Rodrigo

«Lo importante es terminar el proyecto y que no sea un simple polideportivo, que sirva para dar servicios a los vecinos y que su uso sea diario para rentabilizar socialmente la inversión que se está realizando con mucho esfuerzo económico», afirma Herrán, quien prefiere esperar a la celebración del próximo pleno municipal para desvelar los detalles del «cambio» que pretenden dar a la instalación.

Al margen del coste de construcción, esta infraestructura conllevarán unos gastos de apertura diaria, pero el alcalde considera que no serán muy elevados «porque el más importante es el de la calefacción, pero será por geotermia», asevera, lo que supondrá un respiro económico teniendo en cuenta que el coste final de este polideportivo-centro social se acercará a los dos millones de euros.

Además de la pista deportiva, en el proyecto inicial se incluía un gimnasio y una sala polivalente para la realización de actividades culturales y reuniones vecinales, con el fin de contar con un espacio amplio de reuniones que ahora no tiene el municipio. En los terrenos aledaños a este edificio, que consta de dos plantas, también estaba previsto habilitar una zona de aparcamiento, una pista de pádel y un parque infantil, además de otras dotaciones, pensando en que su uso, insiste el alcalde, «será para todo los pueblos del municipio, queremos que sea un espacio de encuentro para todos y por esos vamos a introducir algunas modificaciones que tienen que ser aprobadas por el pleno», señala Herrán, quien confía en poder tener esta infraestructura abierta todos los días del año cuando esté acabada.