El IMC lleva al juzgado a 3 barrios por las ayudas a fiestas

I.L.H.
-

Llegan al contencioso-administrativo tras desestimar las alegaciones de El Crucero, Cótar y San Cristóbal. Les reclaman 18.000 euros por unas subvenciones concedidas sin cumplir las bases

La peña El Crucero organiza los actos alrededor de la fiesta de la Santa Cruz, en el mes de septiembre. - Foto: Rodrigo Macho

Hace cuatro años el Instituto Municipal de Cultura concedió a tres colectivos vecinales la correspondiente subvención para celebrar y organizar las fiestas de sus respectivos barrios, aunque lo habían presentado fuera de plazo. Estas ayudas fueron para el Consejo de Barrio de San Cristóbal por las fiestas de su patrón (8.512 euros); la peña El Crucero para la fiesta de la Santa Cruz (5.070 euros), y la Asociación de Vecinos y Consumidores del Barrio de Cótar para la de Nuestra Señora de las Mercedes por importe de 3.353 euros. 

El informe definitivo del Consejo de Cuentas apuntó en julio de 2019 que esas subvenciones estaban concedidas de manera irregular y pedía al Instituto Municipal de Cultura que reclamara el reintegro de las cantidades. En ese informe también se incluía a la cofradía de San Antón de las Huelgas, por una subvención de 1.098 euros que no cumplía los requisitos, y que no forma parte de este lote. 

«Hace unos meses ya aprobamos en el consejo pedir a las asociaciones ese dinero, que suman 18.000 euros. Ellos presentaron después unas alegaciones y lo que hemos hecho en el consejo de ayer es desestimarlas y declarar la lesividad para el interés público», detalló Nuria Barrio, presidente del IMC, después de la reunión del consejo.

Hecha esa declaración, a continuación aprobaron impugnarlo ante el orden jurisdiccional contencioso-administrativo «porque el consejo de cuentas nos dice que de no hacer esta tramitación tenemos responsabilidades contables los consejeros del IMC. Tenemos la obligación de pedirles el reintegro», añade para justificar la decisión del consejo, que ha contado con el voto a favor de PSOE y Ciudadanos, la abstención de Vox, y el voto en contra del Partido Popular, que gobernaba en 2016, y el de Podemos, para quien el IMCdebería «hacer algo para ayudar a los barrios». En este punto Barrio apuntó que «jurídicamente hemos intentado buscar si existe alguna fórmula, pero no la hemos encontrado».

Plazos suspendidos. La decisión está aprobada, pero los colectivos vecinales no van a recibir todavía ninguna notificación porque los plazos están suspendidos por el estado de alarma. Hasta que la situación no cambie, los tres barrios sabrán del tema por los medios de comunicación, pero no tendrán ninguna noticia oficial. Cuando les llegue, las asociaciones volverán a tener un plazo para presentar alegaciones.

La decisión final quedará en manos del contencioso-administrativo, que deberá evaluar si los colectivos deben asumir el error de quienes aprobaron la subvención o, por el contrario, acatar que no es válida porque presentaron la solicitud fuera de plazo.

Llegar a los juzgados por cantidades inferiores a 3.500 euros en algún caso puede parecer extremo, pero para los barrios no es fácil reunir ese dinero y tampoco les corresponde dar por hecho que la decisión del reintegro es la correcta.