La recaudación baja un 5,5% con menos ingresos de Sociedades

J.D. Maté
-

El Gobierno obtiene 879 millones. El IVA sigue suponiendo casi la mitad de los cobros tributarios en Burgos

La recaudación baja un 5,5% con menos ingresos de Sociedades - Foto: Patricia González

Después de dos ejercicios seguidos batiendo su récord histórico de recaudación, la Agencia Tributaria redujo sus ingresos en Burgos hasta los 878,8 millones de euros, un 5,5% menos que los 929,4 millones alcanzados el año pasado, principalmente como consecuencia de la caída, un 43%, de lo obtenido a través del Impuesto de Sociedades. Aún así, los datos reflejan que 2018 ha sido el segundo mejor año fiscal de la última década.
El gran descenso en la recaudación llegó en el apartado del Impuesto de Sociedades, algo que ya se empezaba a intuir al final del tercer trimestre, cuando la caída fue superior al 23%. De 61,2 millones entre enero y septiembre de 2017 a 47 en el mismo periodo de 2018. Esas diferencias aumentaron al final del ejercicio, pasando de los casi 149 millones obtenidos en todo el 2017 a poco más de 84 al acabar el año.
La razón de esta «abrupta» caída está en «la bajada de los beneficios empresariales», entiende Carlos Alonso de Linaje, decano del Colegio Oficial de Economistas de Burgos, pero no solo en eso. «Alguna otra explicación tendrá», dice, sin aventurarse a ofrecer más luces sobre el motivo exacto de lo ocurrido.
Junto al retroceso de la actividad empresarial, los datos ofrecidos por la Agencia Tributaria desvelan, igualmente, un ligero descenso en lo obtenido por el Gobierno a través del Impuesto del Valor Añadido (IVA), que cae un 1,3% en términos interanuales hasta los 415,6 millones de euros. Se trata de la primera bajada, aunque apenas significativa, en un apartado que llevaba cuatro años incrementándose desde los 195.172 ingresados en 2013. «No es tanto que haya bajado el consumo interno como que hayan subido las exportaciones», indica Alonso de Linaje, que remarca el buen comportamiento del mercado exterior en 2018.  
Esta merma de ingresos por el bajón del Impuesto de Sociedades y del IVA se compensó, en parte, con la subida de lo recaudado por el IRPF (6,6%) y los Impuestos Especiales (13,5%).
La mejoría en el mercado laboral, al caer el paro un 7,6% y crecer, aunque ligeramente (2%), el número de afiliados a la Seguridad Social, ayuda a explicar que el Gobierno inyectara en sus arcas un 6,6% más por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). De los 309,5 millones de euros recaudados en 2017 se pasó a los 330 del pasado ejercicio, la cifra más alta desde los 341,5 millones de 2011.
 Más pronunciado fue el aumento de la ‘recolecta’ del Estado en los Impuestos Especiales (entre los que se encuentran los hidrocarburos, el alcohol, el tabaco...). Por este tributo, en 2018 la Agencia Tributaria percibió de Burgos 32,6 millones de euros, un 13,6% más que los 28,8 de un año antes.
un 20% del total. Según los datos de la Agencia Tributaria, un 21% de los más de 4.200 millones de euros que recauda el Gobierno en Castilla y León procede de Burgos, la que más aporta a las arcas del Estado tras Valladolid (1.238 millones). Ávila (136,5), Soria (174,2), Segovia (254,5) y Palencia (297,2), en conjunto, tributan menos que la provincia burgalesa, que alcanza los 878,8 millones, un 7% más que León (569,1), que es más grande en extensión y en población, y prácticamente el doble que Salamanca, la tercera que más contribuye, con 488,6 millones.
Pese a la bajada de un 5,5% con respecto al año anterior, Carlos Alonso de Linaje rechaza el concepto de «desaceleración» y valora como «muy importante» la recaudación del ejercicio pasado. «El Impuesto de Sociedades se paga por resultados, no por facturación, puede que las empresas estén vendiendo más. Y el IVA depende no solo del consumo interno, también de las exportaciones», justifica el decano del Colegio de Economistas, que destaca que el 30% de lo ingresado por IVA y el 70% de lo recaudado por Impuestos Especiales procede de Burgos.