«Calma tensa» en el Consorcio del Desvío al parar las ventas

C.M.
-

Ninguna de las empresas que tenía parcelas reservadas o adjudicadas ha presentado la renuncia

En los últimos años se ha reactivado la construcción en todo el entorno del bulevar. - Foto: Alberto Rodrigo

Todavía es pronto para conocer las consecuencias que tendrá la crisis provocada por el estado de alerta sanitaria en la venta de terrenos del Consorcio de la Variante Ferroviaria aunque desde el órgano gestor se reconoce que se vive «una calma tensa», dado que no se han registrado nuevas ventas pero tampoco se han recibido llamadas de empresas para renunciar a las parcelas que tenían reservadas o adjudicadas. 

La Gerencia Municipal de Fomento aprobó el miércoles el pago de los 3.610.000 euros correspondientes a la deuda no sostenible (la que no se puede pagar con la venta de suelo) de 2020 y que asume en solitario el Ayuntamiento hasta el año 2031, según el acuerdo de reestructuración. «Está todo el mundo expectante a ver que pasa, también en el caso del Consorcio de Villalonquéjar pero por ahora nadie ha renunciado a ninguna parcela», indicó el concejal de Hacienda, David Jurado. 

El Consorcio del tren dio un ultimátum en febrero a los promotores de la Torre Panorama hasta el 30 de abril para que paguen la parcela que tienen reservada y la escrituren o perderán los derechos sobre ella. También hay un acuerdo sobre otra parcela para levantar dos torres con previsión de escriturar en septiembre y otro sobre otra tercera parcela. Por todas ellas, el Consorcio ingresaría 34,7 millones en los próximos dos años.

En la parte negativa, en el mes de febrero renunció la empresa Orpea Ibérica a un terreno de 1.300 metros cuadrados en el que preveía construir una residencia de ancianos de 12 plantas. De modo, que esta parcela está libre y puede sacarse de nuevo a la venta.

Jurado asegura que «no se atosigará» en los pagos a las empresas que han hecho una reserva sino que se respetarán los plazos previstos. El Consorcio del Desvío tenía al cierre de 2019 una deuda de 144 millones de euros, que se reducirá en 5,5 millones por las amortizaciones previstas para este año 2020 (1,6 por la venta de suelo, que se paga en junio)  y 3,6 del pago municipal de la deuda no sostenible, aprobada esta semana.

Los ingresos previstos por venta de suelo para este año eran de 16,5 millones. «Tenemos un poco de margen de un año o dos para hacer frente al pago de la deuda, confiamos en que la situación no se prolongue», precisó el concejal.


El Consorcio de la Variante Ferroviaria, integrado por el Ayuntamiento y la Fundación Caja de Burgos, gestiona los terrenos que liberó el ferrocarril  cuando se desvió del centro de la ciudad y en los que en estos años se han construido viviendas y otras dotaciones. 
La enorme deuda que arrastraba debido al parón en las ventas en los años de crisis obligó a hacer una reestructuración bancaria que se prolongará hasta 2031, una operación que también afectó al Consorcio de Villalonquéjar. En este último la deuda que arrastra asciende a 95 millones de euros, de los que se amortizarán 6,8 millones a lo largo de este año. 

informar de la situación. Durante la reunión del Consejo de la Gerencia de Fomento, algunos concejales pidieron que algún responsable del Consorcio del Desvío explique la situación económica en la que se encuentra el mismo. «Nos parece una petición lógica y fundamentada para que todos los concejales la conozcamos».
Garabito mostró cierto temor a que la crisis derivada de la situación de alarma pueda repercutir sobre las ventas. «Es un temor lógico pero el tiempo lo dirá, ahora es pronto», señaló. 
Finalmente, indicó que la Gerencia de Fomento ha estado funcionando con servicios mínimo pero ha sido posible el pago de facturas por un millón de euros.