scorecardresearch

Aspirante a tocar el cielo con las manos

S.F.L.
-

Con raíces burebanas y fiel a visitar su Briviesca natal por lo menos una vez al año, el científico y divulgador Javier Santaolalla se postula como candidato a astronauta en la Agencia Espacial Europea

El científico y divulgador Javier Santaolalla. - Foto: J.S.

Nació físico, se formó como ingeniero y ahora aspira a convertirse en el próximo astronauta español. Para conseguirlo se ha presentado a la selección de nuevos cosmonautas de la Agencia Espacial Europea, que oferta cuatro puestos para subir al espacio, a los que optarán unas 10.000 personas.

Inquieto, deportista, viajero y familiar, este canario con raíces burebanas (su padre es de Buezo y su madre de Briviesca), ha logrado ganarse a un público a fuerza de abordar algunos de los conceptos más apasionantes, pero también más enrevesados de la física, con el estilo desenfadado que le caracteriza y unas explicaciones muy detalladas, pero al mismo tiempo muy entendibles para el resto de los mortales. Javier Santaolalla, el carismático científico, sabrá dentro de un año si alcanzará a tocar el cielo con las manos.

Su interés por el espacio viene de lejos, desde que estudiaba ingeniería en telecomunicaciones y física en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Ya entonces tomó la dirección por sistemas de comunicación por espacio y realizó su proyecto sobre satélites y navegación en el Centro Nacional de Estudios Espaciales en Francia. Gracias a una beca, desarrolló su doctorado en la Organización Europea para la Investigación Nuclear, más conocida como el CERN, rodeado de «los mejores del mundo, comía con auténticos genios, premios Nobel, gente muy inspiradora», recuerda. Durante su estancia se produjo uno de los descubrimientos más relevantes de la física de la últimas décadas: el bosón de Higgs.

Muchos de los lectores se preguntarán ¿y esto qué es? Con un perfil de científico al que le gusta contar lo que sabe y con las cualidades óptimas para hacerlo comprensible hasta para el público más infantil en su canal de Youtube Date un Vlog, que roza los dos millones de subscriptores, los usuarios podrán recibir clases magistrales de ciencia, física y el espacio a través de las pantallas de sus ordenadores, teléfonos o tablets. Aparte, sube contenido en Date un voltio, con un millón de seguidores, una plataforma que considera «muy útil para alcanzar al público joven y también para llegar a otros rincones del mundo. Cuelgo vídeos de física para todos los públicos aunque a veces también incluyo otros temas como química o biología», aclara.

Volviendo a su nuevo reto personal, el de querer ser astronauta. ¿Quién de pequeño no soñaba con pisar la Luna o llegar a Marte? Para Santaolalla, la física tiene una relación estrecha con el universo, y juntos son la combinación perfecta.

La convocatoria para aspirar a este codiciado puesto se publicó en febrero de este año pero el canario confiesa que no es la primera vez que se interesaba por ello. «Llevaba 11 años sin salir y a día de hoy me encuentro en fase de preselección. Realizarán un filtro por currículum sin pruebas específicas. Esto es algo que seguramente no se dé hasta dentro de unos meses, quizás en el último trimestre del año. Así que por ahora estoy en esa situación, me mantengo físicamente en forma, activo mentalmente y motivado, listo para cuando se acerquen las fechas, si es que llego, para tomar una preparación específica. Las pruebas serán en Colonia, Alemania, donde está el centro de formación de astronautas de la ESA», explica.

En caso de ser elegido, tiene la ilusión de continuar divulgando sobre ciencia a miles de kilómetros de la Tierra y poder contar el desarrollo de la aventura, la formación que ha de seguir un astronauta, como se vive en una nave, los obstáculos a los que uno se enfrenta…

Su vida no solo gira en torno a las partículas sino que el mundo de la comunicación está muy ligado a su profesión. Tras doctorarse en física de partículas se dedica a hablar de lo que más le apasiona. Con esfuerzo, dedicación y mucha pasión ha logrado convertirse en uno de los divulgadores científicos en castellano con mayor proyección.

Realiza presentaciones científicas con experimentos, colisiones en el escenario, humor y música y su espectáculo Un anillo colisionador para gobernarlos a todos se retomará con el fin de la pandemia. Colabora en el programa de televisión Órbita Laika, de TVE y ha escrito 6 libros de divulgación, entre ellos El bosón de Higgs no te va a hacer la cama, que ha alcanzado la décima edición.

Entre tanto ‘sarao’ siempre encuentra el hueco para volver a su amada tierra, Briviesca, donde sus abuela, tíos, primos y amigos le esperan cada año con los brazos abiertos. A la Bureba se ligan muchos de sus recuerdos y mientras el tiempo, el trabajo y la salud se lo permitan, no faltará a su cita.