Comida de madre que recupera sabores caseros

J.Á.G.
-

Casa Picias, a la entrada de Sarracín, presenta una diversidad de platos y propuestas de cocina pegada al hogar. Carnes, pescados, arroces y toda suerte de guisos y pucheros suman sinergias en sus variados menús

Francisco Ortiz, Carmen Ramos (c.) y Ana de la Varga. - Foto: Jesús J. Matías

Casa Picias ha regresado a la familia. Después de un largo paréntesis Francisco Ortiz Pablos y Ana de la Varga,  dos hosteleros de raza, retomaron en noviembre del pasado año las riendas de este restaurante, situado en Sarracín -apenas diez minutos de Burgos-, y acometieron y abrieron un nuevo tiempo en la cocina, con una carta y menús remozados.   Carmen Ramos, una cocinera autodidacta que atesora 30 años de experiencia, ha puesto en valor, con ayuda de los dueños,  esa ‘comida de madre’ que define al local. Este nuevo concepto gastronómico reivindica la factura casera de todo lo que se sirve en la mesa o en la barra, porque este establecimiento tiene también una de sus fortalezas en el tapeo y los almuerzos, en los que se puede saborear sus singulares cangrejos fritos, morro a la brasa, callos, morcilla, chorizo cocido, sepia a la plancha, huevos rotos, calamares, tortillas, tigres, empanadillas, pimientos rellenos, jamón ibérico, croquetas…
De lunes a viernes, el menú del día, que sale por 12 euros, cuenta con el atractivo de la sorpresa porque cada día incorpora platos nuevos. Entre sus cinco primeros no faltan sopas -castellana, de pescado…-, dos o tres de cuchara -alubias blancas con mejillones o pintas con chorizo o morcilla, garbanzos, lentejas, pisto, pasta…- y una ensalada, que puede ser mixta, campera… o la ensaladilla rusa. En los segundos, la merluza y bacalao con salsa Picias-,  comparte protagonismo con el cabracho a la plancha, entre otros muchos pescados. En carne se puede disfrutar de carrilladas, las manitas de cerdo o las pechugas de pollo, entre otras sugerencias siempre ajustadas al mercado y  a la temporada. Los postres, caseros, son muchos y diversos, pero siempre hay una selección de tartas, flanes, torrijas, arroz con leche… Un roble ribereño, pan y agua cierran la comanda.
Existe carta como tal, pero sus propuestas y platos se desgranan en disntos menús.  El de fin de semana, por cierto, está disponible también los días de labor. De primero sugieren tres entrantes -cangrejos fritos, pudin de cabracho pimientos rellenos, gambas a la plancha, espárragos, croquetas caseras…- y de segundo, a elegir, puede pedirse desde unas chuletillas a la parrilla, entrecot, pollo de corral, codorniz escabechada, manitas de cerdo, liebre, bacalao al estilo Picias o merluza rellena de gulas. El tique sale por 22 euros, postre, pan vino y agua incluidos. Dentro de la cocina de caza, también trabajan el corzo y jabalí y, por supuesto, la codorniz y la perdiz. También en campaña micológica hace guiños culinarios a los boletus y otras hongos y setas.
La horquilla de menús especiales, vigentes también a diario, se abre a tres. El primero es el que ofrece como plato fuerte el arroz con bogavante para dos personas y la degustación de tres entrantes. Con vino, agua, postre y pan sale por 46 euros. Pero si prefieren apuntarse al arroz con conejo de monte y setas de cardo también pueden hacerlo por el mismo precio. Es igualmente para dos personas y además  se puede elegir entre los tres entrantes. El menú de chuletón -de un kilo de media por pareja- tampoco falta de la oferta de Casa Picias, con el mismo modelo de tres entrantes, postre, vino y pan… y un precio de 48 euros.
La bodega no desmerece de sus menús y carta. Tiene dos veintenas de referencias de tintos vinculadas a las denominaciones de origen Ribera del Duero y Rioja, a las que se añaden rosados, verdejos, frizantes, cavas… para maridar con todo tipo de platos. La cocina de Casa Picias cierra por las tardes y las noches, aunque bajo demanda sí dan cenas, pero siempre que los grupos sean de diez o más personas. También aceptan reservas para eventos familiares, empresariales o de amigos. Por cierto, Francisco Ortiz señala que no tiene cátering, pero sí preparan todo los que tienen en carta o menús para llevar, siempre, por supuesto, bajo pedido.
El restaurante dispone de un comedor para algo más de medio centenar de personas, además de una pequeña terraza.

 

FICHA

Dirección. Calle Real, 14 (Sarracín)
Teléfonos 677432454 y 677432455
Especialidad: Comida casera. Cangrejos fritos, arroz con bogavante, bacalao, chuletón a la brasa, casa, guisos y escabechados de caza...
Horario: 9.00 a 16.00 horas, de lunes a viernes. No da cenas, salvo encargo. Cierra los martes.
Precios: Menú diario, 12 euros. Menús especiales, 22 euros. Menú de chuletón, 48 euros (dos personas). Carta, precio medio 25 euros.