Las orquestas se quedan sin voz

I.P.
-

Agencias, productoras y orquestas son las grandes damnificadas de la suspensión de las fiestas. Muchas ya han formalizado ERTE y dan por perdidos 2 o 3 meses, o todo el verano también

Verbena amenizada por la orquesta Génesis, que recorre de abril a octubre la geografía española, de Madrid al norte. - Foto: Reyes MartÁ­nez

La suspensión de las fiesta de los pueblos tiene importantes repercusiones económicas para los propios pueblos y sus establecimientos de hostelería, fundamentalmente, pero hay otros damnificados como las productoras o agencias a través de las cuales los ayuntamientos contratan las orquestas y otras actividades de animación, como cuentacuentos, magia, hinchables, parques infantiles. En el caso de las orquestas, hace años que están muy profesionalizadas y viven con los beneficios generados entre los meses de abril y octubre, cuando recorren todo el país con sus traillers para alegrar los días y noches en esas fiestas multitudinarias.
Agencias y orquestas están viviendo esta situación con preocupación porque son muchos trabajadores los que las integran. Así, Manolo Sanz, de la productora de Aranda de Duero, Tandem, explica que ahora mismo están suspendiendo las actuaciones previstas en las fiestas de abril, y se refiere en concreto a Castrillo de la Vega, Berlangas de Roa, Villalmanzo o Tórtoles de Esgueva, «y en mayo pasará lo mismo, lo que sucede es que como no estamos poniendo problemas a las cancelaciones, les hemos dicho que con que nos avisen 15 días antes, nos vale», explica, y añade que las suspensiones entienden que se irán incluso al mes de junio, por ahora. de momento.
Tal es la situación que, explica, que ya la empresa, que trabaja en toda Castilla y León, ha realizado un ERTE. Sanz dice, por otra parte, que lo mejor pensando en su gremio es que las fiestas que se puedan posponer se hagan para más adelante, «porque hay muchas familias detrás», pero también tiene sus dudas de que queden fechas en el calendario.
La voz de las orquestas. Génesis es un orquesta vallisoletana con 20 años de experiencia y que arrastra cientos de kilómetros de carretera por todo el país, fundamentalmente desde Castilla la Mancha hacia el norte, apunta Miguel Ángel Hernáez, propietario de la orquesta, en la que durante años ha sido cantante y teclista.
En la línea de lo que decía Sanz, también Hernáez apunta la profesionalización de las orquesta, por lo que habla de, en su caso, 20 trabajadores fijos, entre los que se suben al escenario que son 11 músicos, los montadores, técnicos, director musical... El trabajo se ve solo desde abril a octubre -con junio, julio, agosto y septiembre como los más fuertes-, pero el resto del año hay mucha labor de preparación, versionar temas, producir canciones propias, ensayos, montajes, labores de mantenimiento de equipos, camiones-escenarios o furgonetas, sin olvidar que detrás hay igualmente puestos de trabajos indirectos, como por ejemplo quien confecciona el vestuarios- en el caso de Génesis se cambian cuatro veces a lo largo de la actuación-, o los talleres de reparación. 
Esta cancelación de las fiestas de los pueblos va a suponer gastos y no tener ingreso. La situación ya ha provocado también en Génesis un ERTE, reconoce Miguel Ángel que explica que él en invierno se patea toda la región para conseguir actuaciones y ofrecer el nuevo proyecto, «y el director musical crea  las canciones, ya no es como antes, que un pasodoble le tocabas 10 años seguidos, ahora  hay que versionar, innovar y hacer temas propios». Es difícil hablar de dinero, pero reconoce que es posible pensar en 200.000 o 300.000 euros de gastos «que no podemos asumir si no ingresamos».