Se empotran contra una pared tras saltarse el confinamiento

I.P.
-

La Guardia Civil acudió al lugar del accidente, ocurrido en Pradoluengo, tras la llamada de un vecino y pudo comprobar que no era la primera vez que ambos incumplían el decreto del estado de alarma

La Guardia Civil acudió alertada por un accidente de tráfico. - Foto: DB

El incumplimiento reiterado de la normativa que rige el estado de alarma desde el 14 de marzo por la crisis del coronavirus ha acabado con la detención de dos individuos en Pradoluengo. Esta vez no les salió la jugada como seguro habían previsto y acabaron en las dependencias de la Guardia Civil de la villa textil a expensas de lo que decida el juez.

Los dos jóvenes, conductor y acompañante, se empotraron contra el muro de una huerta, que destrozaron en un tramo de algo más de dos metros, tal y como se puede ver en la foto. Alertada por un particular del accidente, se personó en el lugar de los hechos una patrulla de la Benemérita para instruir el pertinente atestado. 

Interrogados los presuntos infractores del motivo por el que transitaban con el vehículo por la zona cuando toda la población está en confinamiento desde mediados del pasado mes, dieron sus razonamientos que, según explicaron a Diario de Burgos fuentes de la Guardia Civil, no concordaban con ninguno de los supuestos por los que se puede abandonar el domicilio durante la cuarentena.

Además, los agentes de la Benemérita pudieron comprobar que eran reincidentes, es decir, que ya se habían saltado el confinamiento en ocasiones anteriores, por lo que procedieron a su detención y a su traslado a las dependencias oficiales de la Guardia Civil de la propia localidad de Pradoluengo.

A partir de este momento, quedaron a disposición de lo que determine el juez. Se desconoce si esas personas estaban en condiciones de conducir o si estaban bajos los efectos del alcohol.

El decreto del estado de alarma prohibe conducir si no es por motivos justificados, entre los que se encuentran ir al trabajo, acudir a los centros de urgencias o consultas hospitalarias y en ningún caso ir dos personas en el coche como normal general, y en caso de tener que hacerlo, el acompañante debe ir en el asiento de atrás.

No es la primera vez que tanto la Guardia Civil como las policías nacional y local se enfrentan a este tipo de infracciones por saltarse el estado de alarma. Salir de casa sin justificación puede acarrear multas de hasta 600 euros y de 10.400 en casa de reuniones.

A este respecto ha sido la Benemérita quien en más ocasiones ha tenido que intervenir durante la cuarentena, lo que hasta el pasado 8 de abril se había saldado con 23 personas detenidas y otras 2.500 multadas por ese incumplimiento del estado de alarma en la provincia de Burgos.