El camino más difícil sin final a la vista

Leticia Ortiz (SPC)
-

El Gobierno de Pedro Sánchez estudia una 'desescalada' sin fecha para superar los meses más trágicos de la Historia reciente de España

El camino más difícil sin final a la vista - Foto: Ricardo Rubio

Del desconcierto y la negación a la tragedia. Son poco más de dos meses y medio los que han pasado desde que la crisis del coronavirus comenzó su desarrollo en España. Se percibió entonces que   aquel novedoso virus detectado en Wuhan (China) podía llegar a la Península, pero nadie imaginó la magnitud de la crisis.
Más de 19.000 muertos (al cierre de esta edición) y casi 200.000 contagiados (de forma oficial). Cifras frías y casi incomprensibles para una sociedad que vive confinada desde mediados de marzo para evitar, precisamente, que los registros se disparen aún más. Un país en estado de alarma, enfrentado a una amenaza de alcance y final desconocido. Porque nadie es capaz de ponerle fecha a la salida de la crisis que ha situado al Gobierno de Pedro Sánchez en una situación inédita para cualquier Ejecutivo, con poder casi ilimitado por la situación excepcional que está amparada en la Constitución, pero con la desconfianza de la oposición, las autonomías y los agentes sociales. Pese a todo, Moncloa estudia ya la desescalada, es decir, la vuelta a una normalidad que se ve aún muy lejana.

 

31 de enero 

El 31 de enero se detectó el primer caso de coronavirus en España. El paciente era un turista alemán alojado en La Gomera que había estado con un contagiado (que estuvo en China) en su país. Hubo que esperar hasta el 9 de febrero para el segundo positivo: un turista británico en Palma de Mallorca. Hasta el 24 de febrero no se notificó el primer positivo en territorio peninsular.

 

13 de febrero

Después de que varias empresas confirmasen su no asistencia a la cita, los organizadores del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona deciden suspender la edición de 2020 por el COVID-19. El Gobierno, poco antes de la cancelación, defendía que no había motivos sanitarios para que no se llevase a cabo la celebración del evento, al tiempo que pedía calma a la ciudadanía.

 

4 de marzo

España comunica de forma oficial la primera muerte de una persona infectada por el coronavirus. Se trata de un varón de 69 años que murió en el Hospital Arnau de Vilanova (Valencia) por neumonía el pasado 13 de febrero y al que se le detectó el patógeno en una necropsia posterior. El fallecido había viajado por Asia y, en concreto, había pernoctado en la capital de Nepal.

 

8 de marzo

Miles de personas se movilizan en las capitales españoles en el Día de la Mujer. Desde el Gobierno se anima a participar en las manifestaciones, asegurando que no hay riesgo para la salud, a pesar de que hay 674 casos confirmados de coronavirus y 17 falllecidos. Ese mismo días se celebran otros eventos multitudinarios como el mitin de Vox en Madrid o los partidos de la Liga.

 

11 de marzo

La OMS declara la existencia de una pandemia mundial a causa del COVID-19. En España ya hay 2.218 contagiados, 54 fallecidos y 138 pacientes han sido dados de alta, pero el Gobierno sigue sin mover ficha, a pesar de las reclamaciones de las autonomías que llevan la batalla por su cuenta: la Comunidad de Madrid decreta el cierre de los centros educativos, en contra del critero de Moncloa, y Valencia suspende las Fallas.

 

13 de marzo

Con  4.231 contagios y 133 fallecidos, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, comparece de manera extraordinaria para anunciar la aprobación de una medida excepcional recogida en la Constitución, pero aplicada solo una vez en la democracia: el estado de alarma. Un día más tarde, y tras ser aprobado en el Consejo de Ministro, se publica el Real Decreto. España se para y los ciudadanos quedan confinados.

 

133 muertos

Son los que refleja el cómputo total el día que Pedro Sánchez anuncia que el Gobierno iba a aprobar el estado de alarma, después de que los números se disparasen en apenas una semana.

 

16 de marzo

El Ministro del Interior, Grande-Marlaska, anuncia el cierre de las fronteras españolas. Las restricciones no tendrán efecto sobre el transporte de mercancías para garantizar la cadena de suministro. En esta  jornada, dos líderes autonómicos, la madrileña Isabel Díaz Ayuso y el catalán Quim Torrá dan positivo. Mientras, en Galicia y el País Vasco quedan oficialmente suspendidas las elecciones regionales, previstas para el 5 de abril.

El camino más difícil sin final a la vista

17 de marzo

El Gobierno aprueba la primera parte del paquete de medidas económicas que movilizará 200.000 millones de euros, de los que 117.000 millones serán íntegramente públicos y el restante se complementará con recursos privados, para contrarrestar la fuerte caída de actividad provocada por la pandemia. España suma en esa fecha, según el Ministerio de Sanidad, 17.147 positivos, 767 muertos y 1.107 recuperados.

 

200.000 millones de euros

Son los que se comprometió el Gobierno a destinar al primer paquete de medidas económicas para paliar las consecuencias financieras que la crisis sanitaria tendrá en el tejido empresarial de España.

 

18 de marzo

Por segunda vez en su Reinado, Felipe VI se dirige a los españoles -más allá de su tradicional discurso de Nochebuena- para hacer un llamamiento a la unidad. Con las cifras disparándose cada jornada -638 muertos y 14.769 contagiados ese día-, el Monarca comparece en primer time en una comparecencia de esperanza y optimismo del Rey, que ha mantenido decenas de reuniones a lo largo de estas semanas.

 

20 de marzo

Las víctimas mortales en España superan el millar (1.043), mientras que los contagiados rozan los 20.000. Los profesionales sanitarios, así como los líderes autónomicos, alertan de que las Ucis están llegando a su nivel de colapso en las regiones más afectadas por el COVID-19. El Ejército comienza a organizar hospitales de campaña para aliviar la presión de los hospitales. 

 

1.043 decesos

Son los que se registran en total el 20 de marzo en España que se sitúa entonces como el segundo país europeo con más muertos por coronavirus, posición que aún mantiene. En contagios, sí es el país de la UE con una cifra más elevada. 

 

22 de marzo

El Gobierno anuncia que acudirá al Congreso de los Diputados para solicitar que el estado de alarma se prolongue 15 días más. La cifra de contagios llega a 28.572, duplicando la de cinco días antes. 2.575 altas y 1.720 fallecidos. En Madrid, la región más afectada, se inicia la hospitalización de pacientes de COVID-19 en el hospital de campaña montada en los pabellones de IFEMA de la capital.

El camino más difícil sin final a la vista

24 de marzo

El Palacio de Hielo de Madrid comienza a ser usado como morgue para personas fallecidas por coronavirus, ya que las empresas funerarias de la región habían reconocido días antes que no podían cubrir todos los servicios requeridos.  La cifra de fallecidos en todo el país supera la de 500 en un día y llega a 2.696. La de recuperados, a 3.794 y los contagios alcanzan los 39.673.

 

26 de marzo

Los españoles tendrán que seguir confinados en sus casas, al menos, hasta el 26 de abril, según lo aprobado en un Pleno en el Congreso de los Diputados en el que se evidencia la tensión entre el Gobierno y la oposición. El líder del Ejecutivo, a pesar de los reproches del resto del arco parlamentario, reclama reeditar los Pactos de la Moncloa para acometer la reconstrucción del país tras la crisis.

 

28 de marzo

A pesar de haber negado el endurecimiento del estado de alarma dos días en el Congreso, Sánchez comparece para anunciar la paralización de todas las actividades consideradas no esenciales. Así, a partir del 30 de marzo y hasta el jueves 9 de abril, los empleados que tengan que detener su trabajo tendrán un permiso retribuido recuperable y recibirán su salario «con normalidad».

 

30 de marzo

Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y cara visible del Gobierno en sus ruedas de prensa diarias para avanzar del avance de la enfermedad, da positivo en coronavirus. En la misma jornada, se hacen públicas las quejas de los profesionales sanitarios por el caos organizativo que, según aseguran, hay en el hospital campaña de IFEMA.