Arsenio Gutiérrez, nuevo prior de Caleruega

B.A.
-

Será la quinta vez que este fraile ejerce de superior en el convento ribereño. Sustituye en el cargo al salmantino Julián de Cos

Arsenio Gutiérrez, nuevo prior de Caleruega

Desde hace unos días Arsenio Gutiérrez es el nuevo prior del convento de Santo Domingo de Guzmán, en Caleruega, sustituyendo así en el cargo a Julián de Cos, que ha ejercido de superior en esta comunidad durante los últimos tres años. Han sido los propios frailes de este monasterio los que han votado por Arsenio Gutiérrez como prior en un ritual que esta congregación celebra cada tres años para elegir a su responsable.
Este que acaba de comenzar es el quinto mandato de Gutiérrez en Caleruega, localidad que pisó por primera vez en el año 1975, y supone el undécimo cambio de destino para este fraile, que tiene a sus espaldas una interesante trayectoria religiosa. «En 1987 fue la segunda vez que me nombraron prior en Caleruega, pero estuve apenas ocho meses en el cargo porque me hicieron maestro de novicios, que lo ejercí durante cinco años. Luego me marché a Cuba y volví a Caleruega para ser prior de 1994 al 2000», relata el fraile. 
Con el cambio de siglo, Arsenio Gutiérrez también cambió de destino, estuvo siete años en Oviedo, su tierra, y del 2007 al 2015 ejerció de párroco de los dominicos en Burgos capital, hasta que la casa cerró. Fue entonces cuando los superiores decidieron trasladarle al convento de Nuestra Señora de la Candelaria, en Tenerife. Allí llegó el 28 de agosto del 2015 y allí recibió también la noticia de que los frailes de Caleruega le habían votado como prior en las últimas elecciones a este cargo. «Estoy contento porque la gente de este pueblo es muy querida para mi, he pasado allí muchos años, por lo que no tengo que hacer mucho esfuerzo para regresar a la que considero mi casa», comenta Arsenio Gutiérrez, que voló el martes pasado desde las islas dirección a la península para comenzar esta nueva etapa. 
Asegura que es feliz en Caleruega y que está enamorado de esta localidad, a la que llegó por primera vez con 35 años. «Para mí, como dominico, es muy importante este pueblo. Estar en él, conocer a sus gentes y sus paisajes me ha ayudado a comprender mejor la figura de Santo Domingo, nuestro fundador, y a acercarme a él», comenta el nuevo prior, que dentro de unos meses cumplirá 79 años y que dejó la carrera de Medicina motivado por su vocación para convertirse en fraile dominico. 
Julián de Cos, hasta hace unos días prior de Caleruega, regresa así a su convento, el de San Esteban, en Salamanca, donde estaba cuando hace tres años le eligieron para desempeñar este cargo en el convento de la localidad ribereña. 
Este monasterio de Caleruega está compuesto por una comunidad de diez frailes, de ellos cuatro están en una residencia de mayores que tiene la congregación y otro desempeña las funciones de capellán en Olmedo, por lo que habitualmente lo habitan cinco frailes, más el prior, siendo un total de seis.