El retraso en Avda. de Burgos ya supone 14.400 euros

B.A.
-
El retraso en Avda. de Burgos ya supone 14.400 euros

Las obras deberían de haber concluido el 18 de abril y no está previsto que finalicen antes de un mes. La sanción para la empresa adjudicataria es de 200 euros por día a mayores

La ejecución de la remodelación de la avenida de Burgos en Aranda de Duero le va a salir cara a la empresa adjudicataria de la misma, la gallega Petrolam Infraestructuras S.L, ya que tendrá que abonar al Ayuntamiento aproximadamente 200 euros por cada día natural de retraso que suponga la culminación de esta actuación. La obra debería de haber concluido el 18 de abril, por lo que han transcurrido ya 72 días, lo que supone que la multa asciende hasta la fecha a 14.400 euros. Una cantidad que será superior ya que no está previsto que la reforma vaya a terminar antes de un mes, por lo que la penalización a buen seguro termina sobrepasando la cifra de 21.000 euros, como explican desde la oficina de Urbanismo del Ayuntamiento de la capital ribereña. 

Las obras en la avenida de Burgos, en el tramo comprendido entre las calles Pizarro y Padre Abad, salieron a licitación por el precio de 854.636 euros, y finalmente se adjudicaron a la empresa gallega por 579.870 euros. Además de una oferta económica más baja también ofrecieron una mejora de reducción de ocho semanas en la ejecución de la obra, pasando de los siete meses previstos a los cinco. Una propuesta que también hacían otras de las empresas que concursaron a esta licitación. 

Fue el 12 de noviembre del 2018 cuando se firmó el acta de replanteo, por lo que al día siguiente, el 13 de noviembre, la empresa ya tenía vía libre para haber comenzado con la ejecución de esta obra. Sin embargo no fue hasta entrado ya el 2019, a finales del mes de enero, cuando los operarios empezaron a trabajar sobre esta vía, una de las principales del barrio de Santa Catalina. Este retraso en el inicio por diferentes problemas que ha tenido la empresa adjudicataria, entre ellos el de no encontrar trabajadores, no ha podido ser superado, de hecho ya ha sobrepasado el plazo de ejecución sin esa mejora de ocho semanas. 

Desde la concejalía de Obras ya han señalado en varias ocasiones que una vez que concluya esta actuación se tomarán las medidas oportunas para reclamar a la empresa adjudicataria la penalización por el retraso, algo que también esta sucediendo con la remodelación del entorno de Moratín.  

Los vecinos de esta calle en concreto y del barrio en general se muestran «hartos». «Llevan toda la semana así, arreglando ese trozo de acera. No avanzan nada», se lamentaba uno de ellos, mientras otra señora señalaba «estar hasta la coronilla». «Sabemos lo que es una obra, pero es que aquí se están pasando. No vemos que adelanten mucho y lo estamos llevando bastante mal», comentaba. Entre ellos también se encontraba un hombre que no se quejaba. «He trabajado en la construcción y sé lo que es una obra, lleva su tiempo. Me gusta como está quedando, pero es cierto que la calzada va a ser estrecha, dos camiones no caben y esto no es una calle normal, es la carretera Salas».