Cerca de 5.000 médicos colgarán la bata en la próxima década

SPC
-
El Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León presenta en un acto en las Cortes el estudio 'Demografía médica en Castilla y León'. - Foto: Ical

El 46% de los facultativos tiene más de 55 años y las provincias con plantillas más envejecidas son Soria, Zamora, Ávila y Palencia

En medio de un escenario de crisis por la falta de facultativos para cubrir algunas plazas, sobre todo en el área de Medicina de Familia y en el medio rural, los pronósticos no son nada halagüeños: Cerca de 5.000 médicos podrán jubilarse en la próxima década en Castilla y León, y las plantillas más envejecidas se dibujan en Medicina de Familia, Traumatología y Cirugía General, con una media de edad en estos momentos de 53,1 años, en el primer caso, y de 50,4 y 50,2, en el segundo.

En concreto, el 46 por ciento de los médicos en activo de la Comunidad tiene 55 años o más, los que potencialmente se jubilarán en diez años, con porcentajes más elevados en provincias como Soria, con un 59 por ciento, Zamora, un 51 por ciento, y Ávila y Palencia, con un 47 por ciento, en cada caso.

Son datos que llaman a la reflexión, en especial en el caso de la Atención Primaria, cuyo modelo para muchos está enfermo, y que se desprenden del ‘Estudio de demografía médica de Castilla y León’, que hoy presentó el Consejo de Colegios Oficiales Médicos de la Comunidad, en la sede de las Cortes de Castilla y León, en una información recogida por Ical.

El presidente del colectivo, José Luis Díaz Villarig, explicó que este estudio pone en contexto la “grave problemática” que vive la sanidad en la Comunidad Autónoma en materia de recursos humanos, y que no debe pasar por alto “nadie que tenga algo que decir” en gestión, organización, en elaboración de leyes para solucionar “los gravísimos problemas de la salud, de la sanidad”. Se trata de un estudio en el que el Consejo lleva trabajando más de dos años, dentro de la obligación de los colegios de “defender a los ciudadanos. No hay otra organización que deba hacer o haga lo que hemos hecho”, dijo, para exigir un “gran pacto por la sanidad” porque el modelo actual ha caducado, en un momento que cuenta con los mejores médicos, y la “situación es inviable” en Castilla y León y en España.

Pacto conjunto

El mensaje fue muy claro, y en el foro adecuado, ya que la presentación contó con representantes de todos los sectores implicados en velar por la prestación sanitaria, desde médicos, a través de los colegios oficiales de todas las provincias, responsables de gestión, con el equipo de la Consejería de Sanidad al completo, sociedades científicas, etc. “El problema no lo puede solucionar ningún partido político, por mucho que nos empeñemos. No hay ninguno que pueda solucionar la situación, debe solucionarse entre todos, profesionales, políticos, organizaciones profesionales y agentes sociales”. “Si no, el sistema no va a funcionar y nos vamos a caer con él”, clamó, para insistir que en su apuesta por la “sanidad pública y de gestión pública, universal y gratuita”, en un momento en el que la sanidad está en el “candelero”, llevarán este estudio a todas las provincias y también organizarán unas jornadas sobre asistencia en Atención aPrimaria y Especializada porque tiene “mucho que decir”.

Grado de feminización

Para el colegio estos datos llaman a la reflexión, también sobre todo teniendo en cuenta no sólo la previsión de jubilaciones, sino el grado de feminización del sector. De hecho, de los 14.918 médicos colegiados que hay en Castilla y León, el seis por ciento de España, dos de cada tres son mujeres con menos de 55 años, pirámide que se invierte a partir de esta edad en favor de los hombres. Esto supone, que la planificación debe prever el impacto en la actividad por bajas, excedencias, reducciones de jornada por maternidad, cuidado de hijos, etc.

En este caso, las especialidades más feminizadas son Pediatría (72 por ciento), Obstetricia y Ginecología (70 por ciento), así como Medicina de Familia y Comunitaria (60 por ciento), y Medicina Interna (54 por ciento), todas consideradas “básicas” por la alta demanda.

Reposición

El informe arroja que en Castilla y León, hay 504 colegiados activos por cada 100.000 habitantes, un seis por ciento más que en toda España, con 476. Si bien, provincias como Segovia (455), Burgos (451), León (450), Ávila (438) y Zamora (422) se encuentran por debajo de la media del país. La proporción de médicos activos, incluidos los colegiados MIR, es del 82 por ciento, una proporción seis puntos menor a la de España, del 88 por ciento. “Esa mayor proporción de médicos jubilados, es la punta del iceberg del envejecimiento poblacional del colectivo”, explicó el epidemiólogo encargado de presentar el estudio, Darío Gutiérrez Bejarano, para explicar que, según la radiografía actual, la reposición de profesionales será insuficiente.

En concreto, el mayor problema de reposición se observa en Medicina de Familia, con 0,48 efectivos; Geriatría, con 0,56, y Cirugía General, con 0,87, lo que, de seguir las convocatorias MIR como hasta la fecha, implicará un nuevo déficit en los próximos diez años. Mientras, en otras especialidades como Traumatología (1,10), Anestesia (1,27), Medicina Interna (1,30) y Obstetricia y Ginecología (1,30), existe un “discreto equilibrio” entre las jubilaciones estimadas y el número de profesionales que se formarán en este período.

La reposición parece asegurada, según el estudio, en al menos 22 especialidades médicas. Es el caso también de Radiodiagnóstico (1,60), Oftalmología (1,67), Pediatría (1,75) y Medicina Intensiva (6,11).

Finalmente, por lo que respecta a las jubilaciones de Médicos de Urgencias Hospitalarias, plantillas se contraerán a un ritmo del 14, 30 y 41 por ciento en cinco, diez y quince años, a lo que se añade que en estos momentos no existe la especialidad de medicina de urgencias.