Manifestación el 8 para que Primaria mantenga dos urgencias

G.G.U.
-

Una asamblea vecinal decide «salir a la calle» para que se reabra el PAC de Gamonal y se mantenga el de San Agustín. Pidieron la dimisión del gerente y de la consejera

Manifestación el 8 para que Primaria mantenga dos urgencias - Foto: Jesús J. Matías

Una asamblea vecinal decidió ayer «salir a la calle» para exigir a la Gerencia de Atención Primaria que mantenga su servicio de urgencias tal cual estaba hasta ayer: con un punto de asistencia en el centro de salud de La Antigua con horario diurno y otro en San Agustín con guardia diurna y nocturna. Para conseguirlo, avanzaron que tomarán las medidas que sean necesarias, pero pusieron sobre la mesa cuatro: concentraciones todos los martes por la mañana ante sendos ambulatorios (de 11.00 a 11.15 horas), recogida física de firmas (con posibilidad de trasladarla a internet), dimisión del gerente de Atención Primaria y de la consejera de Sanidad («aunque sabemos que no lo van a hacer») y, por último, una manifestación entre la plaza del Cid y la delegación de la Junta. Será el próximo martes, 8 de octubre, a las 20.00 horas. «Ya está autorizada», dijeron.
Ayer arrancó en Burgos la reorganización de la atención de las urgencias ambulatorias que Sacyl va a impulsar en toda la región. Agrandes rasgos, la idea es que cada centro de salud asuma de 15.00 a 20.00 horas (de lunes a jueves) las consultas de sus pacientes que no pueden esperar a una cita convencional con el médico de cabecera en el horario ordinario. Eso supone más carga para el personal que trabaja cada tarde en los ambulatorios, por lo que se ha acordado un «incentivo económico» con ellos. A partir de las 20.00 horas y de manera provisional, la asistencia se centraliza en el Punto de Atención Continuada (PAC) de San Agustín, que siempre ha asumido en solitario la guardia nocturna. Ahora, en cambio, suma también la de los viernes por la tarde y todos los fines de semana, porque el PAC de Gamonal cerró ayer.
Los motivos para la clausura son varios, pero destaca la negativa de los enfermeros a seguir trabajando en un sótano que no cumple condiciones para ello. «A nadie se le puede obligar a trabajar en malas condiciones, pero que se arregle», dijo el presidente de la asociación Nuestro Barrio, Florentino González. Unas palabras que remachó su homólogo en las Eras de Gamonal, Francisco Cabrerizo, diciendo que «si el ambulatorio está mal es porque no se ha invertido en mantenerlo, pero en el barrio hay otros de reciente construcción».
plantón a la consejería. Las intervenciones, tanto las de los representantes vecinales que estaban sobre el escenario [Miguel Santamaría dejó claro que hablaba como integrante del Consejo de Barrio y no de la Federación de Fajas] como de los asistentes, fueron recibidas con aplausos y, a veces, también con risas. A políticos como Ángel Ibáñez, oriundo del barrio, tuvieron que pitarle los oídos, así como a los responsables de la Gerencia de Atención Primaria. Sin especificar nombres, los acusaron de haber actuado de forma «unilateral», con «alevosía» al plantear la reorganización en verano, «de ir a salto de mata» o, directamente, de «mentir».
No obstante, afirmaron estar dispuestos a «agotar la vía del diálogo», tanto en Burgos como en Valladolid, aunque luego los representantes vecinales acordaron no ir a una reunión con el director general de Asistencia Sanitaria, Alfonso Montero (y no Manuel Mitadiel, gerente de Sacyl, como se dijo ayer). «Pedimos reunión con la consejera y es lo que seguimos reclamando», concluyeron.