Miranda retoma la renovación del contrato de limpieza

Ó.C.
-

El Ayuntamiento adjudica la gestión del servicio a Cespa, aunque da por hecho que la UTE presentará un nuevo recurso ante el tribunal administrativo, lo que dilatará una vez más el procedimiento

Miranda retoma la renovación del contrato de limpieza - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El Ayuntamiento de Miranda ha dado un paso más hacia la renovación del servicio de limpieza viaria y recogida de basuras. Lo ha hecho con la adjudicación del contrato a Cespa por una cantidad anual de 2.849.197 euros, aunque el avance no implica que la tramitación que quede por delante sea sencilla y ágil puesto que la Concejalía de Medio Ambiente da por hecho que la actual UTE que presta el servicio  presentará un nuevo recurso ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (Tarccyl) que frenará el procedimiento una vez más.

Este es el organismo que ya ha paralizado en varias ocasiones esta adjudicación. El último traspié fue en marzo, cuando se echó para atrás la adjudicación ya que el Tarccyl entendió que ese trámite se completó cuando el procedimiento estaba suspendido. Por este motivo se ha vuelto a formalizarcon la mejor oferta, que era la de Cespa, dilatando aún más la renovación de un servicio que levanta muchas críticas por su mal funcionamiento. En 2018 el Ayuntamiento ya tuvo que retirar un pliego por defectos en su redacción y en 2019 se publicó el nuevo, con la intención de cerrar ese mismo ejercicio el cambio.

Aún así y con medio 2020 consumido, el panorama sigue sin estar claro y el concejal responsable, Unai Letona, no se atreve a dar un plazo para saber cuándo será efectivo el traspaso de poderes y conocer cuándo se podrá cambiar la maquinaria con la que actualmente se trabaja y que presenta muchas deficiencias por el desgaste que tiene, debido a que los retrasos en la adjudicación han impedido que se la nueva empresa realice la sustitución. Una vez se haga el cambio, tendrán un plazo de otros seis meses para completarlo.

Con la nueva adjudicación, Cespa tendrá que repetir el procedimiento para hacerse con el contrato que se prolongará durante diez años. Para ello tendrá que entregar la documentación "y se les informará a las otras dos empresas que optaron", matiza Letona, que anuncia que la UTE presentará un nuevo recurso ante el Tarccyl, y se espera que se haga con los mismos argumentos que el último.

En este sentido, el responsable municipal aclara que en el reciente fallo, el Tarccyl no entró en los argumentos  por lo que se espera que en el próximo entre en el fondo para "que nosotros también podamos continuar", indica Letona, que aclara que con esa valoración "sabremos por dónde podemos ir".

De esta manera el Ayuntamiento asume que tendrá que esperar a que se haga ese análisis por parte del tribunal para saber definitivamente si puede completar el cambio o tiene que retomar el procedimiento. Los motivos en los que se apoya la actual empresa son argumentos técnicos y se basan en la plantilla con la que se pretende trabajar cuando Cespa se haga con el servicio.