¡Que nadie nos despierte!

CARMELO PALACIOS / Valencia
-

Talento, garra y corazón. El San Pablo lo tuvo todo para conquistar el primer triunfo de su historia ante el todopoderoso Real Madrid (87-93). Los burgaleses se colocan con dos victorias y se permiten soñar con las semifinales

¡Que nadie nos despierte! - Foto: Valdivielso

GALERÍA

Espectacular victoria de San Pablo Burgos frente al Real Madrid

El 20 de junio ya ha quedado grabado a fuego en la mente de los aficionados burgaleses. Pasarán los años pero no se borrará la historia. Se hablará en el Coliseum de aquel día que se ganó al Real Madrid, como ocurre con el Burgos CF de Juanito en las gradas de El Plantío. Dirán que el San Pablo llegó a Valencia para jugar la fase final de la Liga Endesa después de una pandemia y con los efectivos justos. Sin ser el favorito de nadie; ni siquiera del azulón más optimista. Y entonces contarán lo que sucedió en la tarde de ayer en La Fonteta. Cómo un equipo modesto tumbó a la mejor escuadra de Europa de las últimas décadas.

El guion del partido pareció diseñado por Alfred Hitchcok. El suspense duró hasta el final. A falta de 1.38 para la conclusión, la contienda estaba igualada (81-81) y todo apuntaba a que se repetiría la historia de siempre. Mandarina de Sergio Llull y a casa. Era el momento para que la afición  apretase, pero allí no había nadie. A Benite no le importó. No le tembló el pulso desde la línea de personal pese a que el banquillo merengue pitara para desconcentrarle. Después, se lanzó un triple para cerrar el choque, pero bailó en el aro y se salió. Entonces, los pupilos de Peñarroya tuvieron que recurrir a las buenas defensas y al temple en los instantes finales para acabar por enterrar al Real Madrid y colocarse en una posición inmejorable para colarse en las semifinales del torneo.

El inicio de encuentro...

 

[Lea la crónica completa, declaraciones de los protagonistas y cómo lo vivió la afición en Burgos en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos]