Veterinarios: "No se ha contado con nuestro asesoramiento"

C.M.
-

El colectivo ha alzado la voz para denunciar que no se tiene en cuenta su experiencia y conocimientos en la lucha contra esta pandemia pese a su amplia experiencia en combatir epidemias

Tomás Fisac es la cara visible de un colectivo integrado por más de 400 profesionales en la provincia. - Foto: Patricia

¿Cómo está viviendo el colectivo veterinario esta pandemia?
Con preocupación porque es una situación nueva para todos. Aunque los veterinarios seguimos desarrollando nuestro trabajo, por ser personal esencial, estamos pendientes de la evolución. La pandemia nos está afectando especialmente. 
Se han quejado de que no tienen representación en los consejos asesores frente al COVID-19,  ¿cuáles son las razones por las que es importante su presencia?
Es algo histórico excluirnos por parte de las autoridades sanitarias. El conocimiento en este ámbito es amplio y grande y precisa de un equipo multidisciplinar. Entendemos que lo primero de todo, ante la situación de alerta, haya sido dar una respuesta hospitalaria inmediata a los enfermos y reconocemos el esfuerzo que están realizando los médicos, las enfermeras, el personal auxiliar y todos los sanitarios para evitar la curva colapsara el sistema. 
Sin embargo, a la hora de estudiar la pandemia y su desarrollo, los veterinarios somos unos profesionales que llevamos muchos años luchando contra muchas pandemias y enfermedades y tenemos un conocimiento amplio desde el punto de vista de la prevención y ahí es donde los equipos de asesoramiento de las autoridades sanitarias deben contar con profesionales de muy alta capacidad. En Castilla y León sí se ha sumado a un veterinario en el equipo de la Consejería de Sanidad y también en Andalucía pero no se nos tiene en cuenta y se olvida la importante labor que podemos hacer en prevención.

¿Cómo podría ser esa colaboración?
Los veterinarios llevamos años  luchado contra la rabia, la fiebre tifoidea, hidatidosis, tularemia… Sabemos que existen más de 500 especies de coronavirus y el 90% son de origen animal. Y, en este caso concreto del COVID-19, el contagio fue de humano a humano pero su origen estuvo en un murciélago. Los humanos y los animales compartimos un 75% de enfermedades. Cuando se habla de hacer vacunas o de experimentar siempre estamos tratando con experimentación animal. Estamos reclamando la figura del VIR (veterinario interno residente), que son veterinarios que deben estar en los hospitales porque hay animalarios. Somos sanitarios y pedimos un mejor trato. Como decía Pasteur, los médicos curan a los hombres y los veterinarios a la humanidad. Se nos trata como un artículo de lujo al pagar un 21% de IVA. No se nos tienen en consideración cuando podemos aportar nuestro conocimiento y nuestra experiencia, que es mucha.
¿Cómo está siendo su trabajo en estos días en los diferentes ámbitos, clínicas veterinarias o en sanidad animal?
Los veterinarios de Burgos han demostrado su solidaridad desde el primer momento de esta pandemia al prestar todo tipo de equipos, especialmente respiradores, dado que algunos son muy parecidos a los de uso humano. También se han prestado guantes, mascarillas, batas…  a pesar de que los veterinarios somos una población de riesgo al recibir a los animales pero también a los dueños y lo estamos haciendo con total rigor. Hemos notado que se han reducido algunos hábitos de vacunación o desparasitación por el miedo de los dueños a salir pero se siguen prestando los servicios. 
¿Qué porcentaje de descenso están  notando en su trabajo?
Una bajada de entre el 80 y el 90% de la actividad. Solo se trabaja en cosas estrictamente necesarias. Nosotros facilitamos pasaportes para mascotas, para caballos y microchips. Sin embargo, las granjas también requieren nuestra atención. A los animales hay que seguir medicándoles y atendiéndoles. El sector primario en la parte de la ganadería es esencial y también en los mataderos hay que garantizar que los productos llegan al mercado con seguridad sanitaria. Siempre hay un veterinario detrás de un yogur, de un queso, una carne, una verdura o una mascota. Muchas veces las autoridades no nos tienen en cuenta a pesar de nuestro buen hacer.
¿Por qué han alertado del peligro de usar mascarillas con válvula de exhalación?
La quirúrgica garantiza que el que la lleva puesta no va a contaminar al otro pero no tiene garantías sobre sí mismo. Las otras tienen la garantía de que uno no se va contaminar pero no de que se contamine a los demás. Lo importante es la higiene y mantener las distancias. La mascarilla es una cuestión añadida y es buena para el personal de riesgo. Esto no va a ser ni el principio ni el final. Hay muchas especies  de coronavirus y estos y otros virus tienen gran variedad genética. Esperemos que no cambien hacia un agente más patógeno y mortal, que este ya lo es y ha sido selectivo con una población cierta edad y con otras patologías.