El PSOE acusa a las derechas de repartirse el Ayuntamiento

I.M.L.
-
La sesión comenzaba con un respetuoso minuto de silencio por el asesinato machista cometido en Salas de los Infantes. - Foto: DB

No se acordó la presencia municipal en el Consorcio Provincial de Residuos y en la Ruta del Vino Ribera del Duero por no haber dado tiempo a valorarlo

Lo que podría parecer un pleno de trámite, sirvió ayer de espejo para ver el difícil equilibrio de fuerzas en el debate político en el Ayuntamiento de la capital ribereña. Más allá de la composición de los grupos municipales, designación de tenientes alcalde, nombramiento del alcalde de Sinovas y la Junta Vecinal de La Aguilera, que ya estaban acordados, los peros empezaron ante la composición de la de la junta de gobierno local, cuando los concejales de Vox recordaron que habían presentado su renuncia a pertenecer a este órgano.

El debate subió de tono al tratar cómo constituir las comisiones informativas. El PSOE anunciaba que retiraban la enmienda presentada, en la que proponían que, en vez de diez miembros por comisión, fuesen once. Todos los que tomaron la palabra aludieron a la proporcionalidad en el reparto, a lo que los miembros del equipo de gobierno PP-Cs, junto a Vox, coincidieron en que la decena era la alternativa más proporcional y operativa, dando tres miembros a PP y PSOE y uno para cada una del resto de las formaciones. Aún así, los socialistas votaron en contra y su portavoz, Mar Alcalde, aseguró que «así se demuestra que solo quieren el control de las comisiones y nada más».

El momento más tenso llegó al tener que nombrar a los representantes del Ayuntamiento en el Consorcio Provincial de Residuos y en la Ruta del Vino Ribera del Duero. Aunque parecía que solo el PP iba a presentar candidatos, al final se animaron Podemos, PSOE y Vox. Unas candidaturas que no evitaron las quejas por la premura de la inclusión de este punto en el orden del día, a última hora, lo que había impedido a varias formaciones analizarlo como querían. Ante estas posturas, fue la alcaldesa la que optaba por posponer el debate y votación para más adelante, aunque solo hay un plazo de 30 días desde la constitución de los ayuntamientos para la elección de estos representantes en otros órganos.