scorecardresearch

Las extraescolares reclaman una línea de ayudas directas

SPC
-

La asociación recuerda que el sector se ha visto "muy castigado" desde el mismo inicio de la crisis sanitaria

Las extraescolares reclaman una línea de ayudas directas - Foto: Javier Pozo

El sector de las actividades extraescolares en Castilla y León han reclamado una línea de ayudas directas a las empresas después de que su actividad haya quedado reducida desde el inicio de la pandemia al dos por ciento de su capacidad, algo que prácticamente "no tiene parangón" con ninguna otra actividad económica.

Los representantes de la Consejería de Educación de la Junta mantuvieron el pasado lunes 8 de marzo una reunión con la asociación que representa los intereses de este sector en la comunidad (Asaecyl), en la que se comunicó que se autorizan las deportivas realizadas al aire libre que no impliquen contacto prolongado. Las desarrolladas en interiores continúan canceladas, a la espera de la próxima reunión entre ambas partes, que tendrá lugar en abril.

Asaecyl considera positivo este cambio, si bien reconoce "inquietud" por el presente y el futuro del resto de actividades, sobre las que además solo recae una prohibición "tácita, pero no expresa en la norma".

La asociación recuerda que el sector se ha visto "muy castigado" desde el mismo inicio de la crisis sanitaria. Además de haberse quedado completamente sin actividad y por tanto sin ingresos durante el último trimestre del pasado curso, la situación ha continuado igual durante todo este curso en Castilla y León, con la "ligerísima" excepción a partir de ahora de algunas extraescolares deportivas.

Esto supone que la actividad de este sector en la región ha quedado reducida desde el inicio de la pandemia al dos por ciento de su capacidad, algo que prácticamente "no tiene parangón" con ninguna otra actividad económica.

Por ello resulta clave que se reconozca una línea de ayudas directas al sector y, en este sentido, desde Asaecyl y asociaciones análogas de otras regiones como Pavaex (Comunidad Valenciana), Aespecan (Cantabria) y Aesecear (Aragón) ven con preocupación el contenido decreto de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de la COVID-19, publicado el 12 de marzo por el gobierno central.

En la lista que figura en su Anexo I, donde se recogen hasta 95 actividades que serán destinatarias de ayudas directas, no se incluye ni una sola categoría relacionada con la educación y por tanto tampoco las actividades extraescolares.

"Esto resulta sorprendente si se tiene en cuenta que este sector ha sido golpeado con especial dureza, sobre todo en Castilla y León. Se estima que el 25 por ciento de las empresas de la región ya se ha visto obligado a cerrar y que otro 25 por ciento más podría tener que hacerlo este verano. El porcentaje podría ser incluso mayor si no se reparten esas ayudas y si no se confirma la vuelta de las actividades de cara al curso 2021/22", añade.

Los portavoces de la asociación reclaman a la Junta que es esencial que ese anuncio se haga antes de que acabe este año escolar para poder recuperar a las familias y fidelizar su compromiso. También han solicitado una reunión con la Consejería de Economía para negociar "el tan necesario rescate económico".

Son seguras

Asaecyl asegura que las actividades extraescolares han demostrado ser seguras durante todo el año escolar en aquellos territorios donde se han podido realizar. "Es más, son la alternativa más segura que hay para los niños que no puedan estar en su casa", afirman sus representantes. Se elaboró un protocolo específico desde hace meses, que la propia Consejería de Educación ha reconocido ser de máximos y que se podría incluso relajar un poco", añade.

Este no es el único "brote verde" en cuanto al cambio de criterio de la administración. "Está el propio hecho de que se autorice el deporte de contacto no continuado con grupos de hasta 30 alumnos y permitiendo el uso de vestuarios, aunque se recomiende minimizarlo. A nivel local, los ayuntamientos de la comunidad llevan varios meses organizando actividades complementarias a la educación reglada con su propio personal y la propia Junta de Castilla y León pone en marcha programas de conciliación de la vida laboral y familiar durante las vacaciones.

"Nosotros siempre hemos sabido que nuestras actividades cumplían todas las garantías sanitarias, pero empieza a haber también un reconocimiento tácito por parte de las instituciones", entienden desde la asociación.

Aún así, consideran que necesitan "más gestos" hacia las empresas y autónomos que ofrecen servicios de extraescolares, más de 250 en Castilla y León, sobre todo de cara a la concesión de ayudas y a su puesta en marcha para el curso que viene.

"Como se ha reiterado muchas veces desde Asaecyl, estas actividades son esenciales para la población, por lo que aportan de riqueza educativa, de recursos de formación complementaria a la que muchos niños no tienen acceso sin ellas, de seguridad sanitaria en tiempos de pandemia y a la hora de conciliar la vida laboral y familiar. Además de todo esto, aportan unos 10.000 puestos de trabajo y supone una facturación anual de aproximadamente trece millones de euros en nuestra comunidad", concluyen.