scorecardresearch

Los halcones ya tienen casa

C.M.
-

La Asociación Bonelli está instalando las casas nido para que cuando inicien la migración se queden en la ciudad y contribuyan a controlar la población de palomas. Habrá seis y el trabajo debe estar terminado el 1 de noviembre

Tiene suelo de gravilla para simular las rocas y un trozo de césped. - Foto: Valdivielso

En uno o dos meses se iniciará la migración de las aves procedentes de Europa, entre ellas los halcones peregrinos, y la idea es que algunos de los que surquen los cielos de la ciudad se queden en ella y contribuyan a controlar la población de palomas. Para ello, la Asociación Bonelli ha comenzado a colocar una serie de ‘casas’ en edificios altos para que encuentren un espacio cómodo y se instalen. Se trata de una iniciativa pionera para asentar la población de estos animales aunque su resultado no será inmediato. 

Miembros de esta organización  han iniciado la colocación de las  seis cajas nido en la torre de la Subdelegación de Defensa, en el Castillo, en la Catedral, la Casa de Cultura de Gamonal,  el Silo y en los depósitos de agua de Villatoro. No se descarta ubicar otra más en el hotel Landa aunque todavía se está en conversaciones. Las cajas son de madera de 90x60x60 centímetros y se han tenido que elaborar a medida del lugar en el que van a colocarse. 

Tiene un suelo de gravilla que simula las rocas, una franja de césped artificial para que se pose y unas manchas blancas que simulan excrementos de halcón que tiene como objetivos simular que en la zona ha estado otro halcón y es un espacio ‘familiar’. También se ha colocado una cámara para realizar el seguimiento de las aves que decidan quedarse a vivir en estos espacios. «Hemos elegido sitios en los que en invierno hemos visto halcones y confiamos en que se queden», señaló Aurelio Dueñas, de la Asociación Bonelli, que agradeció a las instituciones propietarias de los edificios su colaboración para ceder los espacios. 

Un miembro de la asociación durante los trabajos de instalación de la caja nido en la Subdelegación de Defensa. Un miembro de la asociación durante los trabajos de instalación de la caja nido en la Subdelegación de Defensa. - Foto: Valdivielso

La idea es que las cajas nido estén colocadas antes del 1 de noviembre. Los halcones peregrinos fuera de la época de cría dan miles de vueltas por los cielos y la idea es que pasen aquí el invierno, críen y se introduzca de manera natural. «El halcón peregrino es un emblema, un icono, y es el animal más rápido del planeta y ya no solo contribuirán al control de palomas sino que enriquecerán los cielos de Burgos», añadió. 

Paralelamente, se colocarán dos cajas hacking en la Casa de Cultura de Gamonal y en el Castillo. Esta serán de mayores dimensiones que las nido y servirán para hacer una reintroducción artificial en el caso de que la primera opción no funcione. En mayo se contactará con criadores y se introducirían pollos de halcón de entre 20 y 30 días. Se les alimentará hasta que puedan desarrollarse, volar y cazar por su cuenta. «La idea es que se críen solos, no se asusten del tráfico y vayan aprendiendo a volar y a desenvolverse por sí mismos». 

Proyecto educativo. La idea es instalar una webcam en el interior de las cajas hacking para poder hacer un seguimiento en tiempo real del crecimiento. Está especialmente dirigida a los menores, a los que también se les dará la opción de que pongan nombre a los halcones. Se trata de implicar a los más pequeños en el cuidado de la naturaleza. Desde la Asociación Bonelli recuerdan que Burgos es «tierra de halcones» y era el ave favorita del naturalista Félix Rodríguez de la Fuente.  

La captura de palomas mediante halcones es un proceso natural y ecológico quen lógicamente no va a acabar con la sobrepoblación existente pero en la Concejalía de Medio Ambiente consideran que ayudará a restablecer el equilibrio.

Cada año se procede a la captura de entre 800 y 1.000 ejemplares mediante redes a través del equipo de control de plagas. Generalmente, se actúa más en el centro histórico debido a que su presencia es mayor en esta zona pero también a petición de los vecinos de otros barrios, que son los que alertan de su presencia por las molestias y suciedad que causan.