Terradillos de Esgueva aplaude con campanadas

I.M.L.
-

Esta pequeña localidad dedica el toque de cada día a un colectivo distinto. Ya se han sumado a la propuesta otras 36 poblaciones haciendo repicar sus respectivos campanarios

Montse Monje acude todas las tardes a accionar las campanas automáticas. - Foto: DB

Son las ocho de la tarde, las ventanas y balcones se abren para dejar salir el sonido de los aplausos como coro de agradecimiento para los que están trabajando duro para luchar contra el coronavirus y para que los demás nos podamos quedar en casa. Pero, ¿qué pasa en las localidades más pequeñas, donde la poca población convierte ese coro en un ligero rumor? Esta pregunta se las plantearon en el municipio ribereño de Terradillos de Esgueva, donde no llegan a 80 vecinos. "Esto es un pueblo pequeño y muchos de los vecinos, además, son mayores, así que un vecino sugirió que, además de aplaudir el que quisiese, podíamos hacer sonar las campanas", explica la alcaldesa, Montserrat Monje.

Una idea que comenzó a materializarse el pasado 18 de marzo, en el que dedicaron ese repique de campanas a los sanitarios, primero de los colectivos homenajeados con este sonido, para el que han elegido el toque más festivo. "Es una especie de aplauso colectivos como reconocimiento a los que estos días están trabajando, y cada día se lo dedicamos a uno distinto: los niños, los que abastecen de productos de alimentación al medio rural, los agricultores y ganaderos, transportistas, ejército, Policía y Guardia Civil, nuestro mayores, los profesores, científicos e investigadores,...", enumera como ejemplos Monje.

Aún no se han quedado sin ideas para las dedicatorias de las campanadas diarias de las 20 horas, "incluso nos están llegado sugerencias de gente", y así seguirán hasta que se acabe el estado de alarma. "Si todos los días el toque es festivo, el último día será el toque a difunto, en recuerdo de todos los fallecidos que deje la pandemia", apunta la alcaldesa de Terradillos de Esgueva. Ese día, tendrán que avisar a los vecinos del motivo del toque fúnebre de las campanas, porque en este municipio ribereño todavía se mantiene la tradición de utilizar este sonido para informar a los vecinos cuando fallece alguno de ellos o alguien relacionado con la localidad. 

Efecto onda sonora. A raíz de dar a conocer su iniciativa en las redes sociales, este sonido de las campanas se ha ido replicando poco a poco por distintos puntos de la comarca. "Al verlo, muchos alcaldes y sacerdotes de la zona han decidido hacerlo y nos lo han ido diciendo, ampliando así la lista de pueblos donde lo hacen hasta los 37, incluido Terradillos", apunta la alcaldesa de la localidad.

Los dos únicos días en los que las campanas no han sonado desde este campanario han sido los pasados Jueves y Viernes Santo, ya que por tradición nunca se han tañido. En vez del sonido ya habitual de las 20 horas, se crearon dos vídeos, con imágenes de la localidad, uno de ellos dedicado "a los familiares de las víctimas que no han podido velar a sus difuntos, que tienen interrumpido el duelo, que no han podido abrazar a los suyos" para demostrarles que no están solos, y el segundo a las víctimas.