Coronavirus| Suspendido el transporte urbano y metropolitano

SPC
-

Mañueco reclama también el cierre de los locales de ocio y establecimientos comerciales, con excepción de alimentación, farmacias y combustibles

Una parada de autobús municipal en Burgos, donde ayer ya no funcionó el servicio. - Foto: Ricardo Ordóñez (Ical)

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, anunció duras medidas en la Comunidad tras un nuevo Consejo de Gobierno extraordinario para incrementar las actuaciones de contención social, de reducción de la movilidad y promover el distanciamiento de personas que evite, en lo posible, la propagación del virus.
De esta forma, la Junta acordó la suspensión de Micontener la explosión de casos positivos de coronavirus. De esta forma, la Junta suspende el transporte urbano de titularidad municipal en todo el territorio de la Comunidad, así como el metropolitano que funciona en las ciudades de Burgos, Leon, Valladolid, Salamanca y Segovia. Igualmente, la medida contempla la adecuación de frecuencias para   garantizar unos servicios mínimos en la red interurbana de titularidad autonómica.
El presidente de la Junta hizo una doble recomendación para el cierre de todos los establecimientos comerciales y de ocio, con la excepción de los dedicados a la alimentación, venta de combustibles o farmacias, así como que la gente reduzca su movilidad y evite acudir a cualquier espacio donde pueda haber una elevada concentración de personas.
Esta recomendación se produce por la falta de elementos legales para decretar el cierre de establecimientos privados hasta la declaración del estado de alarma, algo que reclamó Fernández Mañueco y que hoy mismo aprobará el Consejo de Ministros. El presidente autonómico hizo especial mención por parte de la Junta a los establecimientos hosteleros y de ocio como bares, cafeterías, centros estéticos, pubs, discotecas, cines, teatros o similares, para que suspendan su actividad profesional.
La Junta puso varias excepciones relacionadas con la prestación de bienes o servicios de carácter «esencial» para la población, como la distribución y comercialización del sector alimentario, la actividad comercial farmacéutica o las estaciones de servicio y su cadena de almacenamiento.
Sin embargo, Mañueco lanzó un mensaje de «responsabilidad personal» para que «en estos momentos pensemos en nuestros seres queridos, en los mayores y en los más frágiles con distintas enfermedades». Ante este llamamiento, desde la Junta se envió un mensaje de «serenidad y confianza» tanto en las medidas adoptadas como en el sistema sanitario, pero también de responsabilidad para que los ciudadanos permanezcan en sus domicilios y solo salgan «para lo estrictamente necesario».
Esta recomendación se hizo extensible a la ciudadanía, a la que se pidió que no salga de casa salvo que sea necesario y se suspendan o eviten las actividades en espacios al aire libre que puedan concentrar «un elevado número de personas» y, por lo tanto, no permita respetar la distancia mínima de seguridad.
Sobre la posibilidad de que se establezcan medidas cohercitivas e incluso multas a las personas que incumplan las recomendaciones, Francisco Igea aclaró que habrá que extremar la responsabilidad individual, según informa Ical. De cualquier forma, se mostró convencido de que «no va a ser necesario» imponer sanciones, aunque advirtió de que las personas o entidades que incumplan las medidas ordenadas se verán sometidos a «la fuerza legal necesaria para obligar a su cumplimiento», sentenció.