La remolacha mantiene la superficie con 24.000 hectáreas

P. Velasco
-

Azucarera prevé recuperar un 20% del cultivo que perdió el año pasado, mientras que Acor no descarta repetir las 14.000 hectáreas aunque el ritmo de contratación les acerca a las 12.000

Fincas sembradas de remolacha en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro. - Foto: DB

La remolacha tiene el futuro asegurado en Castilla y León, por lo menos a medio plazo, ya que el cultivo parece volver a ser rentable con el precio del azúcar en progresión y con acuerdos como el firmado recientemente por Acor con las organizaciones agrarias, por el que pagará 42 euros por tonelada hasta la campaña 2026/2027.
Azucarera y Acor, las dos sociedades con fábricas en Castilla y León, la Comunidad que produce más del 65 por ciento de la remolacha nacional, ya han anunciado sus previsiones de contratación para la campaña 2020/2021 con una superficie asegurada en la región que supera las 24.000 hectáreas. Esta cifra puede ser más elevada porque el objetivo de Acor es repetir las 14.000 hectáreas con las que cerraron la última campaña, un 36 por ciento más que el año anterior, aunque la realidad acerca más a la cooperativa a las 12.000 previstas inicialmente.
Miguel Ángel Catalán, responsable del Servicio Agronómico de Acor, aseguró a este periódico que «la cooperativa ha hecho una apuesta clara por el mantenimiento del cultivo en la región y para dar fe de ello ha firmado un acuerdo con las organizaciones agrarias para la sostenibilidad del sector remolachero y azucarero, en el que se fija un precio por tonelada de remolacha de 42 euros hasta la campaña 2026/2027».
La sociedad inició la semana pasada el periodo de contratación, que dada la situación de alarma sanitaria generada por el virus Covid-19 y con el objetivo de evitar los desplazamientos, se hará por correo postal después de que los socios reciban los documentos en sus domicilios. Catalán detalló que durante las pasadas semanas se produjeron una serie de reuniones con los socios donde trasladaron que «la remolacha es un valor seguro».
«Las buenas condiciones climáticas registradas desde finales del mes de febrero han animado a muchos agricultores a realizar las siembras, las cuales se han hecho, hasta ahora, en unas excelentes condiciones del terreno pues las labores preparatorias se han realizado con un grado óptimo de humedad en el suelo», explicó.
Azucarera.

Desde Azucarera estiman llegar esta campaña a las 12.000 hectáreas de superficie de remolacha sembradas en la zona norte, lo que supone un incremento de un 20 por ciento respecto a la anterior. Este aumento sigue la senda de la evolución registrada en el sur, donde los agricultores han apostado por la remolacha como «un cultivo estable y rentable», sembrando en esta campaña un 27 por ciento más de hectáreas, como aseguraron fuentes de la compañía.
Azucarera contempla un crecimiento de hectáreas en las zonas de influencia de Toro (Zamora) y de La Bañeza (León), y el mantenimiento de la superficie sembrada en el entorno de Miranda de Ebro (Burgos), con expectativas de futuro en esta fábrica debido a la incorporación al regadío de cada vez más terreno en Palencia y la influencia del Pisuerga, así como en Navarra, donde la remolacha puede convertirse en uno de los cultivos más rentables.
Hasta el momento ya se han sembrado mas de 1.300 hectáreas de remolacha en el entorno de Toro, más de 800 en la zona de Miranda de Ebro y más de 500 en la de La Bañeza. En esta última todavía se está molturando raíz y el grueso de siembras no se llevará a cabo hasta finales de este mes. Estas estimaciones, según indicaron desde la empresa, confirman que se revierte la tendencia de los últimos años de crisis y que el cultivo de la remolacha vuelve a ser rentable con el precio del azúcar en progresión.