CyL afronta un curso "diferente pero más seguro"

SPC
-

Fernández Mañueco insiste en la necesidad de alcanzar un pacto de Estado por la igualdad digital en el ámbito educativo para eliminar la brecha existente

CyL afronta un curso "diferente pero más seguro" - Foto: Ical

Castilla y León afronta un nuevo curso escolar «diferente pero ante todo seguro» con la contratación de 1.105 docentes, hasta 35.300, debido a las circunstancias del coronavirus, y que impartirán sus clases a 410.000 alumnos en los regímenes general y especial, «una cifra mayor que en los dos últimos cursos».
Así lo detalló ayer el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante su participación en el acto institucional de inauguración del curso 2020-2021 de las enseñanzas escolares de Castilla y León, donde apuntó que el Gobierno autonómico ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para aumentar más si es necesario el número de profesores, así como para agilizar los procesos de sustitución del personal interino y aumentar las posibilidades de conciliación.
Asimismo, señaló que en este curso se ha hecho una «apuesta clave en la transformación digital», de manera que todos los centros públicos inician el curso con conexión ultrarápida a internet y disponibilidad de aulas virtuales, de manera que «nunca antes los docentes habían estado tan preparados para prestar enseñanzas online».
Para ello, apuntó que se ha pasado de 3.000 a 10.000 dispositivos digitales para los alumnos con dificultades económicas, a los que se sumarán 7.000 más procedentes de la colaboración con el Ministerio de Educación para reducir la brecha digital, según informa Ical.
En el mismo sentido, Mañueco insistió en la necesidad de alcanzar un pacto de Estado por la igualdad digital en el ámbito educativo, «lo que ayudará a completar el salto en conectividad que dan las comunidades», para lo que recordó que solicitó que «los fondos extraordinarios se prolonguen hasta 2021, cuando finalice el curso».
En cuanto a los servicios, el presidente cifró en 35.000 los estudiantes que utilizarán el transporte escolar en Castilla y León, para los que «se ha duplicado el número de acompañantes». Además, 50.000 escolares utilizarán el servicio de comedor, 20.000 de ellos de forma gratuita, y 10.500 se beneficiarán de servicios para la conciliación de la vida familiar como los programas Madrugadores y Tardes en el Cole. Finalmente, 90.000 alumnos se beneficiarán de la gratuidad de libros.
En cuanto a la oferta educativa para este curso en el que Mañueco abogó por «hacer todo lo posible para que sea el más seguro de las últimas décadas, en el que todos los estudiantes puedan desplegar su talento con el acompañamiento de docentes», el presidente puso de relieve su apuesta por la FP, a la que acudirán «más de un millar de alumnos» y para la que se implantarán 20 nuevos títulos, cinco de ellos en el ámbito rural, «centrados en el sector sanitario y la industria 4.0».
Tranquilidad y confianza. Fernández Mañueco quiso trasladar un mensaje de «tranquilidad, serenidad y confianza» a estudiantes, familias y trabajadores del sistema educativo, a quienes reconoció que «el riesgo cero es muy difícil», pero afirmó que «se han adoptado medidas y aunque habrá incidencias estamos preparados para afrontarlas y resolver los problemas».
En este sentido, el presidente puso de relieve que «nunca antes los tres grandes servicios de las comunidades, como son educación, sanidad y servicios sociales habían trabajado tan unidos para hacer frente al problema más grande de las últimas décadas», por lo que «el desempeño educativo, el control sanitario y el apoyo social se encuentran más unidos que nunca».
Asimismo, resaltó que es «imprescindible» el trabajo unido con las administraciones central y local por lo que agradeció la labor de ayuntamientos y diputaciones para garantizar el buen funcionamiento del sistema en temas como la limpieza de los centros que «supone un esfuerzo económico» en el que la Consejería colaborará.