Selladas las fisuras de la laguna de Neila que perdía agua

I.P.
-

La Junta opta por inyectar de forma manual en la Laguna de los Patos una arcilla que se expande con la humedad, una solución no invasiva

Selladas las fisuras de la laguna de Neila que perdía agua

La Junta de Castilla y León y la empresa Acciona Medio Ambiente han intervenido en la Laguna de los Patos para evitar que siga perdiendo agua tal y como ha venido sucediendo desde el pasado mes de septiembre cuando se detectó la  pérdida y comenzaron a realizarse las mediciones de nivel. Desde el 24 de septiembre hasta el 11 de octubre se perdieron un total de 4.420 metros cúbicos de agua.
Una vez localizada la fuga, el pasado viernes se procedió a taponarla inyectando sobre la zona de fisuras, unos cinco metros cuadrados de superficie, una tipo de arcilla fina (bentonita), por la gran capacidad que tiene para expandirse cuando entra en contacto con la humedad, taponando las grietas abiertas e impermeabilizando el terreno. Se trata de una solución manual y a la vez la menos invasiva con el objetivo de no alterar el medio natural de la laguna y su entorno, evitando el uso de maquinaria pesada que solo se utilizará en el caso de que esta primera intervención no consiga el objetivo de sellar las fisuras, asegura Carlos Mata, director del Parque Natural de las Lagunas Glaciares de Neila.
Además, esta intervención no ha requerido el vaciado de la laguna; de hecho se ha realizado el sellado precisamente porque el nivel del agua ha descendido por debajo de la zona de grietas. Además, no se ha considerado necesario por ahora profundizar en exceso en el terreno porque ello conllevaría el uso de la maquinaria pesada, que se pretende evitar.
Durante los trabajos se ha comprobado que las filtraciones han sido importantes como lo demuestra la pérdida de material debido, precisamente, al arrastre producido por las fugas.
Además de la propia urgencia de sellas las grietas para evitar seguir perdiendo agua, había que aprovechar para realizar la inyección de bentonita antes de la llegada de las lluvias y las primeras nieves, lo que hubiera hecho imposible la inyección. En caso de que esta solución de meter arcilla en la zona de grietas detectada no haya resultado eficaz, habría que estudiar otras intervenciones más agresivas y que sí podría requerir el vaciado de la laguna de los patos.
El éxito de la intervención, apuntan desde la dirección del Parque Natural, solo podrá determinarse una vez que el nivel de las aguas de la laguna entre en contacto con la zona sellada con la arcilla. En este momento, y a partir de las nuevas mediciones topográficas que se llevan a cabo, se determinará si la intervención de sellado realizada ha producido los efectos perseguidos, o si por el contrario, deben realizarse nuevas actuaciones.
El aumento del nivel de la laguna depende de las precipitaciones en forma de agua o nieve que se esperan a partir de ahora. Mientras no haya aporte de aguas por esas causas los niveles friáticos de la laguna permanecen constantes, por lo que no podrá determinarse por tanto el éxito de la actuación de sellado, recuerdan.