Rivera impone a Marañón como candidato a alcalde de Burgos

C.M.-J.M.
-

Gloria Bañeres dejará la política cuando acabe el mandato y se centrará en su profesión de abogada

Rivera impone a Marañón como candidato a alcalde de Burgos - Foto: Patricia González

Ciudadanos no repetirá candidatura al Ayuntamiento de Burgos en las próximas elecciones municipales del 26 de mayo. El nuevo proyecto estará liderado por Vicente Marañón (Bilbao, 1972). La dirección nacional ha acabado imponiendo al concejal frente a la portavoz, Gloria Bañeres, que no solo contaba con el apoyo de la mayoría de la Junta Directiva Local sino también del candidato a la Junta de Castilla y León, Francisco Igea,  al que respaldó cuando decidió medirse en primarias a la candidata del aparato y fichaje estrella, la expresidenta del Partido Popular Silvia Clemente.
El ya famoso pucherazo, que acabó dando la victoria a Igea frente a Clemente por la aparición de 82 votos fraudulentos, ha pasado factura a la formación naranja, dado que en mayor o menor medida hubo posicionamientos a favor o en contra de los dos aspirantes. La elección de Francisco Igea no ha devuelto las aguas a su cauce y los recelos de Madrid han sido determinantes para la conformación de las listas hasta el último minuto.
El hecho de que la dirección impidiera realizar primarias en las agrupaciones con menos de 400 afiliados pilló a Burgos a contrapié y en la Directiva Local se evidenciaron dos bandos. Una parte apostó por consultar a los afiliados sobre los nombres a proponer aunque no fuese vinculante y fuera Madrid quien decidiera y la otra recordó que contravenía los estatutos. Bañeres se posicionó en el primero al considerar que era una manera de dar voz a los afiliados y Marañón, en el segundo.
Finalmente, la Junta Directiva Provincial elevó al Comité de Candidaturas en febrero un listado con una serie de nombres entre los que ambos figuraban como posibles cabezas de cartel y otros para conformar las listas. El partido decidió convocar las primarias a la Junta antes de despejar los cabezas de lista a los ayuntamientos pero el pucherazo sacudió las entrañas de la formación naranja. Bañeres se posicionó del lado de Igea mientras Marañón lo hizo del de Clemente. Todo parecía que la primera tendría el camino más fácil al apostar  al caballo que finalmente resultó ganador e, incluso, el candidato se planteó llevarla de número 1 a las Cortes por Burgos.
Sin embargo, algunos cargos provinciales recordaron a los regionales la situación en la que Bañeres puso al partido al plantear una moción de censura contra Javier Lacalle o que se votara a sí misma en la sesión de investidura cuando Cs era partidario de dejar gobernar a la lista más votada. Esta situación acabó con la expulsión de Silvia Álvarez de Eulate y quitó a los naranjas la posibilidad de ser decisivos con un PP en minoría.
El Comité de Candidaturas regional se reunió el pasado viernes para conformar las listas que Valladolid remitiría a Madrid pero curiosamente la de Burgos quedó sobre la mesa al no haber consenso.  Las negociaciones se sucedieron en los días siguientes pero el acuerdo no llegaba. Madrid había fijado el jueves 4 de abril para publicar los cabeza de lista de todos los ayuntamientos y en la casilla de Burgos figuraba el nombre de Vicente Marañón. Sin embargo Francisco Igea estuvo peleando hasta altas horas de la noche para que apareciera el de Gloria Bañeres. No lo consiguió y llamó a la portavoz para darle la  mala noticia.
bañeres se retira. Bañeres no quiso restar protagonismo a Marañón y aceptó su derrota con deportividad y sin una mala palabra para su rival. No ocultó, eso sí, estar tocada por la decisión de su partido y porque la lista que le solicitó Igea que presentara y encabezara no fuera finalmente la elegida.
La todavía portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, afirmó que su aspiración era aspirar a la Alcaldía «porque he trabajado durante 4 años» y se descartó como candidata a las Cortes.