15.000 euros de ayuda para las acciones del Banco de Alimentos

A. Pérez / Burgos
-
Eduardo Hernández (i), Ibercaja; Luis Conde, Cajacírculo (c.), y José Luis Herrero, Banco de Alimentos. - Foto: Patricia

Las fundaciones de Ibercaja y Cajacírculo han firmado un convenio de colaboración con esta institución benéfica para ayudarla económicamente en la atención a personas sin recursos

Las fundaciones de Cajacírculo e Ibercaja destinan 15.000 euros al Banco de Alimentos de Burgos para apoyar a esta institución en la atención de personas sin recursos. Esta ayuda se ha materializado en un convenio firmado por Luis Conde, presidente de Fundación Cajacírculo; Eduardo Hernández, director territorial para Castilla y León de Ibercaja Banco; y José Luis Herrero, presidente del Banco de Alimentos.
Esta cantidad se destinará, esencialmente, a la atención de las necesidades básicas alimenticias de muchas familias y también al abastecimiento de un gran número de comedores sociales que existen tanto en la capital como en la provincia de Burgos. Herrero calificó esta donación como de «vital importancia», ya que, como él mismo explica, «somos ricos en alimentos, al final de este año habremos ‘movido’ unos 2,5 millones de kilos, lo que supone gestionar 200.000 kilos de alimentos al mes. Todo ello conlleva un gasto y las donaciones en metálico escasean», explicó el presidente del Banco de Alimentos.
En esta línea, Herrero se refirió a la última Gran Recogida puesta en marcha bajo el lema ‘El hambre sigue ahí’, «ha habido una respuesta impresionante y confiamos en poder aglutinar en los próximos días cerca de 200.000 kilos de comida», aseguró. Para poner en funcionamiento esta gran acción se necesitó la colaboración de unos 1.000 voluntarios en la provincia y 730 en la capital.

20 años de servicio

En 2016 se celebra el XX aniversarios del Banco de Alimentos de Burgos, institución pionera en Castilla y León y España. Rememorando el pasado, Herrero señaló que esta no es la primera colaboración de Cajacírculo con la institución benéfica. En sus orígenes, el Banco de Alimentos contó con el apoyo de la entonces Caja de Ahorros del Círculo Católico, que les cedió unos locales donde se ubicaron, durante 15 años, la sede y almacenes de la asociación.