La Junta ultima una normativa sobre la actividad artesana

SPC
-

El borrador de la norma incide en reforzar la profesionalización de estos oficios a través de la actualización del Repertorio Artesano de la Comunidad

El consejero de Empleo e Industria, Germán Barrios, visita el Centro Regional de Artesanía de Valladolid. - Foto: Ical

El consejero de Empleo e Industria, Germán Barrios, anunció hoy que su departamento ultima un proyecto de decreto que incorporará una nueva clasificación de actividades artesanas en función de su modalidad y que se eleva de las 14 actuales a 17, así como un distintivo que acredite el origen de los productos autonómicos para incentivar su calidad y crecimiento y favorecer su comercialización. Actualmente, el registro de este colectivo en la Comunidad cuenta con 3.161 artesanos, aunque se conoce que existen más de 6.000, con lo que también se persigue fomentar su inscripción que, aunque es voluntaria, conlleva ventajas para las empresas.

Barrios realizó este anuncio durante su visita esta mañana a las instalaciones del Centro Regional de Artesanía (Cearcal) en Valladolid, donde adelantó que este marco normativo se someterá a información pública en Gobierno Abierto a lo largo del mes de diciembre, y que pretende “fomentar la innovación en esta actividad y contribuir a su desarrollo económico, social, cultural y turístico”.

Constituye una de las medidas que se incluirán en el Plan de Modernización de la Artesanía, comprometido para esta legislatura. También, busca “vincular la actividad empresarial a la artesana”, para que pueda existir la figura del “empresario artesano”, que en la Comunidad “se ha modernizado, son más creativos, con incorporación de nuevas tecnologías, aplicación de 3D...” Barrios también subrayó que siete cada diez artesanos se encuentran en el medio rural y que cuenta con paridad de género, prácticamente al 50 por ciento entre hombres y mujeres.

El consejero destacó que con esta nueva normativa se pretende “adecuar el sector a la foto real de la situación económica de Castilla y León”. Añadió además que se ha elaborado con junto con Cearcal y con la Federación de Organizaciones Artesanas de Castilla y León (Foacal). Su presidente, Miguel Ángel Tapia, destacó que la entidad se encuentra en estos momentos en una “nueva etapa y forma de proceder” para integrar las nuevas tecnologías y oficios. “Es una nueva forma de artesanía y arte”, resaltó, para ensalzar la nueva normativa, que “diversifica y coloca los trabajos y mejorará las ofertas de empleo para las empresas”.

El borrador de la norma incide en reforzar la “profesionalización” de estos oficios a través de la actualización del Repertorio Artesano de Castilla y León. Se trata de un instrumento de ordenación que recoge y cataloga todas las actividades artesanas que se desarrollan en la Comunidad, conforme a la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE).

Esta herramienta se estructura en tres niveles: subsectores económicos, actividades artesanas y modalidades de artesanía. El primero define las grandes ramas productivas en las que se inscribirán las actividades artesanas del segundo escalón, en función de los productos y servicios que generen.

Con la actualización del repertorio, este primer apartado pasará a constar de 17 subsectores económicos –frente a los 14 acotados en la norma vigente, del año 2008–, que tendrán una denominación más ajustada a la realidad del sector. Serán arquitectura y construcción; interiorismo y decoración; mobiliario; menaje; restauración de bienes; artes escénicas y audiovisuales; diseño gráfico y artes gráficas; diseño de producto; moda y complementos; cuidados personales; deportes; juguetes y miniaturas; música; objetos religiosos; productos tradicionales y etnográficos; regalo institucional y de empresa, y finalmente, servicios.

Nuevos materiales y herramientas

Dentro de estos 17 epígrafes se inscribirán las actividades artesanas existentes según su producción. Esto implica que también en este segundo nivel de ordenación se abrirá el repertorio para dar cabida a las últimas creaciones artísticas –en particular, las surgidas del uso de nuevos materiales y herramientas– y a los oficios que están contribuyendo al crecimiento económico del sector y de su oferta comercial.

Por ejemplo, esta base de datos incluirá a los profesionales dedicados a la caracterización, la escenografía, la producción de utilería, el diseño de moda, el diseño de vestuario, el diseño gráfico, la fotografía, la ilustración de cómic o la galvanoplastia, entre otros.

Finalmente, la tercera pata del repertorio clasificará las actividades artesanas en función de su modalidad: artística tradicional (caracterizada por una producción basada en técnicas tradicionales); artesanía creativa (para obras creativas, singulares e innovadoras) y de servicios (que definirá trabajos de reparación y mantenimiento de productos artesanos o históricos, así como los servicios personales o complementarios prestados a alguna actividad creativa o de diseño).

Germán Barrios especificó que con la revisión de este instrumento de ordenación de la artesanía –que podrá actualizarse de forma periódica– se pretende identificar de manera más clara a las empresas y emprendedores que operan en el sector; promover la innovación de sus negocios; estimular el nacimiento de nuevos talleres, y fomentar la aparición de manifestaciones artísticas. Todo ello, de manera compatible con la protección de los oficios tradicionales. El fin último es potenciar la artesanía como una “rama productiva con entidad propia”.

Simplificación del Registro Artesano

El Repertorio Artesano de Castilla y León presta soporte al registro autonómico, que simplifica su estructura para “ganar en eficacia y agilidad”. En concreto, la nueva normativa reduce de cinco a cuatro las secciones en las que pueden inscribirse los profesionales dedicados a esta actividad.

La primera se denominará ‘Taller artesano’ y en ella se fusionarán dos secciones vigentes (‘Artesanos’ y ‘Talleres artesanos’); la segunda la constituirán los ‘Talleres de interés artesanal’; la tercera será de ‘Asociaciones y federaciones artesanas’, y la cuarta de ‘Zonas de Interés Artesanal’.

La adhesión a este registro se mantendrá como voluntaria. Sin embargo, Barrios recordó que la pertenencia al mismo conlleva múltiples ventajas para las empresas del sector. Así, constituye un requisito “imprescindible” para acceder a las subvenciones que anualmente convoca la Consejería de Empleo e Industria para fomentar la modernización de tallares artesanos. Además, es necesario acreditar la inscripción para participar en las iniciativas de promoción, formación y divulgación organizadas o financiadas por la Junta.

Una marca singular

Otra de las novedades contenidas en el borrador de decreto de ordenación de la artesanía es la regulación que establece para el uso de un distintivo, reservado para los talleres inscritos en el registro autonómico, que acreditará el origen de sus productos y servicios en Castilla y León. Constituirá una marca singular, que se empleará también en las actividades de promoción y comunicación del sector.

Este sello contribuirá a incentivar la producción artesana “de calidad” dedicada a la comercialización, así como el diseño, la creatividad y el producto singular entre los profesionales del sector.

Para la elaboración de este proyecto de decreto, que unifica la normativa existente hasta ahora en esta materia, la Consejería de Empleo e Industria ha tenido en cuenta las aportaciones del sector, representado a través de la Federación de Organizaciones Artesanas de Castilla y León (Foacal). Se trata de una entidad sin ánimo de lucro, que desde hace más de 30 años trabaja en la defensa y promoción de los intereses de la artesanía. Algunas de esas iniciativas se desarrollan con el apoyo de la Junta.

Un ejemplo de ello son las jornadas ‘Únicos’, que trasladan el buen hacer de los profesionales de estos oficios a las escuelas de Arte y Diseño de la Comunidad, con el reto de estimular el espíritu empresarial entre los más jóvenes, además de divulgar la riqueza artística y creativa de los artesanos de Castilla y León. Este ciclo ha cumplido ya cinco ediciones, a las que han asistido más de 11.300 personas, que han podido escuchar 146 ponencias.

Precisamente, Únicos’ es uno de los en los tres proyectos finalistas a los XII Premios Nacionales de Artesanía, en la modalidad de ‘Promociona para entidades privadas’, que se fallarán el próximo 4 de diciembre. Estos galardones están promovidos por Fundesarte, organización de referencia en la promoción y el desarrollo de las empresas artesanas españolas, que forma parte de la Fundación EOI (Escuela de Organización Industrial), entidad vinculada al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

El Centro Regional de Artesanía visitado por el consejero de Empleo e Industria está gestionado por Foacal desde 2002. La Federación lleva a cabo en estas instalaciones diversas actividades de formación e investigación en torno a este sector, que genera más de 6.000 empleos en Castilla y León.



Las más vistas