Cada 3 días se pone una denuncia por violencia de género

I.M.L.
-

En el último año, los juzgados de Aranda tramitaron 103 casos, lo que supone un descenso del 2,9% con respecto a 2017

En la gran mayoría de las denuncias por violencia de género, la víctima era mujer, 102 de las 103 interpuestas. - Foto: Luis López Araico

Los juzgados arandinos recibieron durante el último año 103 denuncias por violencia de género, es decir, una media de una cada 3,5 días. La cifra sigue siendo muy elevada y demuestra que todavía queda mucho camino por recorrer en la lucha por erradicar esta lacra social, aunque se han reducido un 2,9% los casos si se compara con el centenar de expedientes que se incoaron a lo largo de 2017.

El descenso experimentado en la ciudad va a la par de las estadísticas registradas en Castilla y León, donde las denuncias también descendieron un 31%, manteniéndose esta región como una de las comunidades autónomas con el ratio de mujeres que sufren violencia machista más bajo del país.

Los delitos ingresados en este ámbito en el último año en el partido judicial de Aranda ascienden a 128, frente a los 140 del año anterior, y casi en su totalidad se referían a lesiones y malos tratos, con un total de 114, aunque también se tramitaron diez por quebrantamiento de medidas cautelares hay una denuncia contra la libertad sexual, otra por quebrantamiento de pena y dos más, una contra la libertad y la última contra los derechos y deberes familiares.

Cerca de la mitad de las denunciantes buscaban protegerse del hombre con estaban manteniendo una relación, con un 48,5%, aunque también hay un alto porcentaje de expedientes en los que la pareja ya ha dejado de serlo, un 24,24%. Las denuncias en el ámbito del matrimonio son de menor cuantía, siendo un 18,18% contra el cónyuge un 9% contra el excónyuge.

En cuanto a la nacionalidad de las víctimas, 102 de ellas son mujeres, lo que deja traslucir claramente que un hombre llegó a interponer el año pasado una denuncia por violencia de género. Entre las mujeres, hay casi un reparto igualitario entre las españolas y las extranjeras, con un reparto de 52 y 50 en cada perfil demográfico.

Según los datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, órgano dependiente del Consejo General del Poder Judicial, de las 103 denuncias tramitadas, la totalidad de ellas llegaron al tribunal a través del atestado levantado por la Policía Nacional tras recibir un aviso de la víctima, ninguno por intervención directa de las fuerzas policiales, ni por intermediación de familiares, ni siquiera porque se hubiese realizado un parte de lesiones ni hubiesen dado parte los servicios asistenciales.

Los juzgados arandinos impusieron un total de 61 medidas de protección a las víctimas de naturaleza penal con orden de protección, optando en 30 ocasiones por la prohibición de comunicación, en 18 por el alejamiento y en 12 por la salida del domicilio, además de una ocasión en la que se suspendió la tenencia y uso de armas. En este sentido, también se impusieron 14 medidas de naturaleza civil, como la prestación alimenticia, la atribución de la vivienda o la suspensión del régimen de visitas.

 

SIN SERVICIO LEGAL ESPECIALIZADO

El Ayuntamiento de Aranda de Duero lleva desde el pasado mes de agosto sin contar con un servicio jurídico especializado para atender los casos de mujer, violencia de género e igualdad. La denuncia viene del grupo municipal de Ciudadanos, cuya edil, Elia Salinero, ponía sobre la mesa esta situación. «Durante muchos años ha habido contratada una persona especializada para mujer, violencia de género e igualdad, pero primero fue una persona, que se jubiló, entró otra persona a media jornada y en agosto del año pasado esa persona se fue porque no le convenían las condiciones porque además era una laboral», explicaba Salinero.

Desde Cs han pedido que este puesto se cubra a jornada completa, además de que pase a ser funcionario. Además, la formación naranja sugería la creación de «un punto específico de atención de violencia de género, con letrado, trabajador social y psicólogo, para que fuese algo coordinado para dar ese servicio más específico».