Cada vez más cerca de Julen

SPC
-

Los rescatistas concluyen el pozo paralelo al que se encuentra el pequeño y, tras las labores de revestimiento, comienza la excavación manual del último tramo del túnel para acceder al niño

El trabajo no cesa en el entorno de la montaña en la que está el pozo al que el pequeño Julen cayó hace ya más de una semana. Los efectivos humanos y técnicos avanzan con dificultad en un laborioso trabajo que, en condiciones normales, llevaría muchos meses. En este escenario continuó ayer la perforación de la galería vertical paralela a la que se encuentra el pequeño. «Las condiciones de trabajo son extremas, con unos materiales de una dureza enorme», relataba el delegado del Colegio de Ingenieros de Málaga, Ángel García. 
Él es el coordinador del operativo técnico de rescate que ayer consiguió completar los 60 metros del túnel vertical que discurre paralelo al que cayó el niño. Tras esta labor, se iniciaron las labores de encamisado, que se estimaba en entre seis y nueve horas más. Tras ello, a petición de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, llegada desde Asturias, la galería por la que ellos descenderán se rellenaría con algo de tierra, en lo que se prevé emplear no más de dos o tres horas, para asegurar así su descenso. 
«A mediodía podrán empezar los trabajos de perforación de la galería horizontal», señaló García su última rueda de prensa ayer.
Desde ese momento, la duración de los trabajos estará determinada por los materiales que estos especialistas encuentren en su camino. No obstante, ayer estimaban que podrían ser unas 24 horas, ya que, manualmente, unirán la cavidad paralela con el lugar donde se prevé encontrar a Julen para proceder a su rescate entre hoy y mañana.
Los rescatistas trabajarán en parejas y estarán en el subsuelo no mas de 30 o 35 minutos cada una de ellas, un tiempo que podría variar en función de los materiales rocosos que encuentren a su paso.