La reforma de la cubierta de San Juan entra en fase final

C.M.
-

Los vidrios llegaron con algún defecto, lo que ha retrasado los trabajos. Ahora se trabaja en los pavimentos interiores y la obra acabará a mediados de abril

La reforma de la cubierta de San Juan entra en fase final - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Aunque las obras contratadas por el Ayuntamiento se paralizado como consecuencia de la alarma sanitaria por la enfermedad de coronavirus, hubo dos excepciones, la reforma del monasterio de San Juan y el derribo de la escuela infantil Río Vena, ambas adjudicadas a Construcciones Ortega.
En el caso de la que afecta al edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC) está prácticamente a punto de ultimarse. Durante la jornada de ayer se colocaron la práctica totalidad de los cristales de la gran cubierta de madera que se ha colocado sobre el claustro. Al parecer, algunos llegaron con algún defecto, según indicaron desde la Gerencia de Fomento, lo que ha podido retrasar su colocación pero ya está prácticamente la totalidad.
Paralelamente, se trabaja en el interior del inmueble en la colocación de los pavimentos y si el cronograma pactado entre el Ayuntamiento y la adjudicataria se cumple la remodelación tendrá que estar culminada después de Semana Santa.  
La segunda fase de remodelación de este edificio arrancó en mayo de 2019 y la previsión era que los trabajos duraran 9 meses pero finalmente se extenderán a 14 debido a que se aprobó una ampliación de cinco meses tras la aparición de problemas  en el forjado, que fueron los que motivaron el modificado  del proyecto por un importe de 148.000 euros
 Los técnicos comprobaron que no podía soportar el peso de la cubierta que se ha colocado en el claustro  y el sistema de climatización y se ha procedido a su refuerzo. Estos meses se han simultaneado estos trabajos con la colocación de la nueva cubierta de madera.
El coste de toda la actuación rondará los dos millones de euros. Comenzó con el arreglo de la espadaña y la limpieza de parte de la fachada. Posteriormente, la empresa  ensambló durante meses la cubierta del claustro en una carpa situada en la plaza de San Juan y luego se procedió a su colocación a comienzos de enero mediante unas enormes grúas.
más funcionalidad. Ahora se trabaja en los remates de la misma, una labor que se compagina con la actuación en el interior del inmueble, donde se han construido los nuevos aseos en la planta sótano, la sustitución de las carpinterías del claustro, la construcción de un nuevo solado en el patio y la colocación de nuevas instalaciones de climatización.
El objetivo que se persigue es revitalizar este edificio, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), para que pueda usarse durante todo el año, así como para mejorar las salas en las que se expone la obra de Marceliano Santa María.
En 2015 se hizo una gran intervención con la instalación de una cubierta sobre el espacio exterior de los restos de la antigua iglesia, que recibió diversos reconocimientos entre los que destaca el premio Europa Nostra 2017y el anterior equipo de Gobierno apostó por una segunda remodelación, que es la que se está ejecutando para su revitalización como espacio cultural, con exposiciones permanentes y temporales.
No se descarta llevar a cabo una tercera fase de actuación para mejorar diferentes instalaciones y servicios e incluso colocar un ascensor en su interior.
Precisamente, por ello el Ayuntamiento decidió no solicitará la ayuda del 1,5% Cultural para actuaciones de rehabilitación de patrimonio histórico ofertada para este año por los ministerios de Cultura y Fomento para este año y prefirió esperar a la convocatoria de 2021 con el objetivo de concurrir con un «buen proyecto» con el que culminar la intervención en el edificio.
En dos ocasiones se optó a la ayuda pero no se logró. El escolló fue que el edificio era del Ministerio de Cultura pero desde noviembre de 2018 ya es de la ciudad.