La construcción de 30 pisos reactiva el sector

R.C.G.
-
La construcción de 30 pisos reactiva el sector - Foto: Raúl Canales

La zona próxima al parque Antonio Cabezón ha centrado los escasos proyectos de vivienda acometidos en los últimos años. La obra la hará la empresa vitoriana Diez Villafruela

La construcción se va recuperando con cuentagotas de la crisis aunque lejos quedan las épocas en las que las inmobiliarias se quitaban los pisos de las manos ya que se vendían casi sobre plano. En los últimos años la edificación de vivienda nueva ha sido testimonial, por lo que la promoción que se acometerá próximamente en la calle Francia supondrá un impulso para reactivar el sector. 
La empresa vitoriana Diez Villafruela levantará dos edificios en los que pondrá a la venta 30 viviendas. Se trata de unos de los proyectos más importantes de la última década junto al iniciado el pasado verano en la Avenida Europa, emplazamiento en el que se están edificando 43 inmuebles distribuidos en tres portales diferentes. Dicha obra la está llevando a cabo la constructora local Roacon. 
Ahora el Ayuntamiento ha tramitado la licencia necesaria para comenzar la construcción de la calle Francia, a la altura de los números 1 y 3. La idea es hacer una treintena de pisos a los que se sumarán locales comerciales y más de cincuenta plazas de garaje aptas tanto para coches como para motos. Para que las grúas puedan empezar a trabajar la empresa deberá presentar en las próximas semanas el proyecto de ejecución y el de seguridad, un trámite ordinario en este tipo de actuaciones. 
La zona próxima al parque Antonio Cabezón es la que está captando las promociones de expansión urbanística ya que además de las dos mencionadas, en los últimos días se han comenzado a  entregar las llaves a los propietarios de las casas construidas en las inmediaciones del centro de salud, concretamente frente a la parcela en la que se ubican las barracas. 
Dicha zona presenta muchos atractivos para las constructoras ya que existen numerosos solares y es un lugar muy valorado por quienes buscan adquirir una vivienda. Sin embargo el desplome del sector ha motivado que durante años los inversores se hayan pensado mucho dar el paso entre otras cosas porque la pérdida de tejido industrial también ha restado poder adquisitivo a posibles compradores. Las dificultades para conseguir financiación bancaria es otro de los puntos que ha frenado algunos proyectos. 
De hecho en la última década han sido pocas las iniciativas que han salido adelante tras varios años en los que el parque de viviendas de la ciudad crecía de forma constante. Tras la urbanización de la zona de Máquina de Vapor, conocida popularmente como La Pequeña, hubo un parón. Por ejemplo durante 2017 el colegio de arquitectos solo recibió para ser visados documentos y planos de 14 viviendas, un tercio de las que se habían sellado el ejercicio precedente, en cualquier caso cifras ínfimas para una ciudad con la población de Miranda. 
En los peores momentos, cuando las ventas han caído a los niveles más bajos y los precios también, el sector ha sobrevivido en gran medida gracias a la rehabilitación de edificios, como en calle La Estación 18, en el que aprovechando la vieja estructura exterior se habilitaran diez pisos totalmente nuevos en el interior.