Los vecinos plantean movilizaciones en defensa del transporte público

J.J. Martín / Pradoluengo
-

Propusieron a la Corporación municipal una serie de medidas para presionar a la empresa concesionaria del servicio y la Junta a alcanzar un acuerdo que permita mantener los horarios

Los vecinos llenaron el salón para expresar a sus representantes el malestar existente por la supresión de servicios. - Foto: J.J.M.

Numerosos vecinos asistieron al Pleno de la Corporación municipal para expresar de diferentes formas su malestar por la supresión de servicios de transporte y exigir soluciones, criticando la postura de empresa y de la Administración regional, «ya que sólo se acuerdan de los pueblos cuando hay elecciones», manifestaron, a la vez que señalaron que «los políticos prometen ayuda frente a la despoblación y luego hacen todo lo contrario como suprimir servicios».
También hubo críticas vecinales a la empresa de autobuses, proponiéndose en distintas intervenciones que, tras más de cien años de servicio, se les retire la concesión y se ofrezca a otras empresas, si es que no cumplen con un horario mínimo. Los vecinos propusieron al Pleno una serie de medidas en orden a organizar unas movilización social «para hacer ver a las administraciones que el problema afecta a más de tres mil personas». Así mismo, se acordó la recogida de firmas en el Ayuntamiento y establecimientos de la localidad, con el fin de mostrar el rechazo a las medidas de recorte. Si los primeros pasos no surten efecto fue unánime la posibilidad de ejercer presión mediante manifestaciones y movilizaciones.
Al margen de la esta postura vecinal, la Corporación municipal  aprobó una moción presentada por el equipo de gobierno del PP, en la que se insta a la empresa de autobuses Alsa, concesionaria de la línea Fresneda-Burgos, y a la Junta a llegar a un acuerdo para la conservación del servicio de autobuses. La empresa anunció la restricción de la línea en cerca del 75% de sus horarios, lo que supone que solo se realizan viajes los lunes, miércoles y viernes, en horario de mañana. La alcaldesa, Raquel Contreras, señaló que se ha puesto en contacto con las partes para llegar a un acuerdo, teniendo en cuenta la crisis económica que afecta al sector público y a las empresas concesionarias. Contreras manifestó que «nuestros mayores, no pueden quedarse sin un medio de acceso a la capital para acudir a consultas médicas, ni nuestros jóvenes sin la posibilidad de regresar a sus hogares los viernes».