Aislamiento total en el tercer sábado de cuarentena

F.L.D.
-

Las calles y parques de la capital presentan, por fin, un vacío total. Las advertencias de multa y la concienciación ganan la batalla a la picardía

La Quinta, vacía a lo largo de todo el día. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

GALERÍA

Calles desiertas

Atrás quedan ya los largos paseos de algunos que no terminaban de entender la impotancia de permanecer en casa para frenar el avance del coronavirus. Las calles y parques de Burgos han presentado por fin una imagen completamente desangelada, en el tercer sábado de aislamiento, muy diferente a la de los pasados fines de semana. 

Ni un alma ha asomado hoy la Quinta, Fuentes Blancas o el lineal del Vena. Solo las lógicas compras matutinas han roto un cumplimiento cada vez más mayoritario. La conciencia le ha ganado la batalla a la picardía y apenas quedan burgaleses que buscan burlar el confinamiento aprovechándose de las excepciones. 

La labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado también ha sido clave para que algunos incumplidores, sobre todo los que aprovechaban las necesidades de sus mascotas para darse un paseo por la ciudad, se hayan ceñido a las normas. cabe recordar que estas condcutas conllevan una sanción de 600 euros. La Policía Local ha tramitado hasta el momento más de 300. 

El cuerpo municipal y la Policía Local también han cortado todas las salidas de la ciudad en una nueva Operación 'Jaula' para evitar el desplazamiento a segundas residencias y municipios de la provincia. 

 

(Más información en la edición impresa de Diario de Burgos)