Educación tacha de «bulo» que los docentes mediquen alumnos

SPC
-

La consejería sostiene que los profesores, «siempre con autorización» de los tutores, podrán administrar puntualmente algún antipirético o analgésico

Un menor levanta la mano ante la mirada de su profesora - Foto: Alberto Rodrigo

La Consejería de Educación salió ayer al paso de las críticas surgidas durante los últimos días y calificó de «bulo» que se vaya a obligar al profesorado de los centros públicos, con la nueva orden sobre atención al alumnado con necesidades sanitarias, a practicar diversas intervenciones asistenciales, sino que «persigue lo contrario de lo que erróneamente se impugna». En un comunicado, la Consejería recuerda que la orden citada crea «por primera vez» en Castilla y León una atención sanitaria o enfermería escolar «para todos los alumnos que lo requieran», pues hasta el momento «sólo existía para los centros de educación especiales o asimilados». 
Así, desde la consejería comandada por FernandoRey aseguran que «la orden no crea obligación alguna para el profesorado respecto de la atención sanitaria de sus alumnos». «Hasta ahora, y también con la nueva norma, el profesorado que voluntariamente lo desee, siempre que quien tenga la patria potestad del alumno lo autorice y, por supuesto, bajo prescripción médica, podrá administrar puntualmente algún medicamento tipo antipirético o analgésico. Nada más», recalca el comunicado, que insiste en que esto se haría «siempre de modo voluntario para el profesor y con el consentimiento de los padres». 
Cualquier otra atención sanitaria será prestada, a partir del curso próximo, por los profesionales sanitarios que cada curso sean necesarios en todos y cada uno de los establecimientos educativos de la Comunidad. 
La nueva normativa supone, a su juicio, «un avance» en materia del derecho de los alumnos, en este caso, de los que sufran algún tipo de enfermedad y por eso «es escasamente comprensible la difusión de noticias rigurosamente falsas dirigidas a empañar este hecho». 
Paralización de la orden

Por su parte, el Consejo Autonómico de Enfermería anunció ayer que  interpondrá un recurso contencioso administrativo para solicitar la paralización cautelar de la aplicación de esta orden educativa. Según informó el colectivo, esta medida se ha adoptado tras analizar la repercusión que la orden puede tener para los profesionales y para los niños, y al entender que vulnera al menos tres principios: va en contra de la ley y carece de consenso de los profesionales, falta de responsabilidad de la administración, e invasión de competencias, informa Ical. El presidente del Consejo Autonómico de Enfermería, Alfredo Escaja, recordó que este organismo lleva «mucho tiempo» exigiendo la presencia de enfermeras que garanticen la atención a niños con necesidades de salud y para educar desde pequeños «a tener un estilo de vida saludable».