La planta de escombros de Mena estará lista en febrero

A.C.
-

Con un coste de medio millón, es por ahora la única prevista en la comarca de Las Merindades

La planta de escombros de Mena estará lista en febrero

La planta de transferencia de residuos de construcción y demolición -escombros- que el Consorcio Provincial de Residuos construye en el polígono industrial de Santecilla de Mena estará lista el próximo mes de febrero "si la climatología ayuda". Así lo avanzan desde el ente provincial, que está invirtiendo 509.293 euros en unas instalaciones que, de momento, serán las únicas de Las Merindades preparadas para la recepción de residuos procedentes de obras menores. Podrán tratar y clasificar 5.000 toneladas al año.
Acabar con las escombreras que proliferan por la provincia y la comarca es el fin principal de estas instalaciones, así como de la planta ya construida en Villadiego y la que se habilitará en Belorado y que se licitará una vez acaben las obras en el Valle de Mena, según avanzan desde el Consorcio. La zona de Pinares podría ser la siguiente en contar con instalaciones de estas características. Los planes del Consorcio pasan por habilitar "cuatro o cinco en la provincia con las que poder comenzar a gestionar este tipo de residuos que no tienen cabida en los actuales centros de tratamiento de residuos y poner un poco de orden con los escombros".
Además de evitar las escombreras y los daños medioambientales que causan, las instalaciones de Santecilla de Mena buscan avanzar en el cumplimiento de la Ley de Residuos y suelos contaminados, según la cual antes de 2020, el 70% de los residuos no peligrosos de construcción y demolición deberán ser reutilizados, reciclados y valorizados. Una vez que lleguen a Santecilla, los residuos de obra se separarán en diferentes trojes, donde se separarán el papel y cartón, madera, metales y plásticos, mientras que el escombro limpio de todos estos residuos se enviará a la planta de un gestor autorizado donde lo machacarán para su posterior venta y reutilización como material de relleno o sub-base en obras de construcción.
El modo de funcionamiento de esta planta está por definir al detalle, pero desde el Consorcio avanzan que, "a la vista de la experiencia obtenida en Villadiego, la explotación será muy similar". La idea es que "los ayuntamientos de la comarca que dispongan de un área de aportación en la que los vecinos puedan depositar los escombros de obras menores, llamen al Consorcio para que pase a retirarlos y trasladarlos a la planta del Valle de Mena". Este servicio tendrá coste para los ayuntamientos, a diferencia del de recogida de muebles y enseres, que ahora es gratuito y se realiza una vez al mes en cada municipio. El Consorcio cobrará a los ayuntamientos por metro cúbico de escombro y éstos, si lo ven oportuno, deberán cobrar una tasa a los vecinos solicitantes de licencia de obra menor en función de los escombros que esperen generar.
apoyo municipal. La planta de Santecilla contará con 2.722 metros cuadrados pavimentados y se ubica en un terreno de 5.900 metros cedido por el Ayuntamiento del Valle de Mena por un periodo de 25 años. El concejal de Ganadería y Medio Ambiente, David Sainz-Aja fue muy reivindicativo con esta planta y pidió en varias ocasiones su ejecución. Ahora, el edil muestra su satisfacción ante el avance de las obras y espera que "acaben cuanto antes para contar con un centro de recepción de residuos, muy necesario, porque los escombros y enseres se siguen abandonando en distintos puntos del Valle de Mena, especialmente junto a los contenedores".
Para facilitar la recogida mensual de enseres al Consorcio y evitar que permanezcan a la vista durante semanas, dado que muchas veces se dejan en la calle muchos días antes de la fecha marcada para la recogida, los servicios municipales los están llevando a una parcela en Villasana, donde a su vez los carga el Consorcio, además de acudir al resto de localidades.