Un fallo tecnológico retrasa el plan de listas diagnósticas

SPC
-
Dos personas esperan en el mostrador de un hospital de la Comunidad - Foto: Luis López Araico

Este programa es el paso previo para la aprobación del decreto por el que Sanidad se comprometerá con los pacientes a cumplir plazos máximos en los que estos deben ser evaluados por un especialista

Una serie de problemas de carácter tecnológico está retrasando la implantación del plan de listas de espera de las pruebas de diagnóstico, cuyo testeo empezó a comienzos de este año, y la previsión era que el sistema de registro funcionara antes de que termine 2019. Un programa que es el paso previo para que se puedan comenzar a clasificar a los pacientes por prioridades y se pueda aplicar el decreto que obligará a Sacyl a cumplir los plazos máximos para que sean recibidos en la consulta del especialista. Con este decreto de demora máxima, aún sin aprobar, los usuarios de Sacyl accederán a un nuevo derecho, al de poder acudir a un centro privado cuando el sistema público agote los tiempos. El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, reconoció ayer en Valladolid que el plan de listas de espera de las pruebas de diagnóstico en Castilla y León sufre un «pequeño» retraso por razones «tecnológicas», aunque aseguró que algunos hospitales de la Comunidad llevan a cabo pruebas del nuevo sistema de gestión. En concreto, se trata de pruebas diagnósticas, sobre todo por imagen, y tal y como explicó el propio titular de Sanidad, el objetivo de Sacyl es que todos los profesionales puedan acceder al anillo radiológico de los pacientes, un sistema de última generación que permite a cualquier especialista hospitalario y al médico de Primaria consultar las pruebas readiodiagnósticas a las que ha sido sometido el paciente.
Los plazos previstos inicialmente por la Consjería apuntaban a que los hospitales de Sacyl comenzarían a pilotar a finales de 2019 el sistema de registro de pruebas diagnósticas, para después extender el gestor al resto de centros de manera paulatina, ya que se trata de un implantación que no es sencilla. Tal y como publicó la Agencia Ical, los centros seleccionados para probar el sistema, detectar fallos y afinar en funcionalidades fueron el Hospital General de Segovia, y el Santos Reyes, en Aranda de Duero (Burgos). 
Según el cronograma inicial, estos dos hospitales lo testarían durante unas tres semanas para comenzar a extender la aplicación al resto. No obstante, los tiempos los marcarán las pruebas y el desarrollo, ya que se trata de una implantación de un sistema que no es sencilla, y la voluntad de la Consejería es lograr, «sin prisa, pero sin pausa», los mejores resultados. 
La aplicación permitirá que Sacyl disponga de un sistema homogéneo para indexar pruebas y, por tanto, con una visión más ajustada de la realidad de las listas de espera. Para ello, obligará a los profesionales a indicar si se trata de una primera prueba o de seguimiento.
Demanda del procurador

Durante la jornada de ayer, el Procurador del Común, Tomás Quintana, aludió a la conveniencia de que se den a conocer lo datos de las listas de espera de las pruebas diagnósticas, tal y como sugiere la institución. En el día en que se han hecho públicos los datos de las listas correspodientes a las intervenciones quirúrgicas, señaló que además de los afectados, en aras de la transparencia, esos datos deberían comunicarse al resto de la ciudadanía. «Todavía no es posible y es una trayectoria en la que estamos caminando, estamos avanzando pero todavía no se pueden tener; estamos en ello», reiteró después de recordar que la Administración tiene los medios adecuados para dar conocimiento de esa información. «Hemos recibido por parte de la Consejería de Sanidad el compromiso por escrito de que se va a trabajar en esa dirección», añadió, informa Ical.