scorecardresearch

"Nos quedamos cortos en instalaciones y medios humanos"

L.N.
-

La psicóloga de Salud Mental Aranda advierte de que en las zonas rurales de la Ribera del Duero el acceso a los recursos "es más complejo" por no disponer de tantos médicos ni transporte, lo que lleva a "algunas personas a aislarse más en sus casas"

Alba Ortiz Juez, psicóloga de Salud Mental Aranda. - Foto: Leticia Núñez

Desde Salud Mental Aranda, su psicóloga, Alba Ortiz, trabaja para romper ciertos estigmas que aún siguen vivos y defiende que quienes piden ayuda "son personas valientes que dicen basta". Advierte que para afrontar la ola de salud mental se necesitan muchos más recursos tanto humanos como materiales. 

¿Cualquier persona sin excepción puede verse afectada por problemas de salud mental? 

Totalmente cierto. Muchas veces depende de cómo sea nuestra infancia, nuestra educación, el contexto que nos rodea y con quién nos juntamos, generamos unas dificultades. Entonces, desde los colegios sería adecuado dar herramientas. Una de nuestras peticiones es incluir una asignatura de educación emocional. Todos tenemos tendencia a que ante las dificultades nos podamos bloquear, tener pensamientos negativos, sentirnos sin fuerzas, aislarnos... No nos libramos nadie. El lema lo dice: hoy es una persona, mañana puede ser otra y siempre nos puede tocar de cerca o a nosotros mismos. 

¿Todavía hoy mucha gente tiende a ocultar su malestar?

Sí, intentamos romper ese estigma, que lleva asociados muchos mitos: me van a etiquetar, si muestro mis sentimientos me juzgarán, no será un espacio libre... Y al final es todo lo contrario. Quienes piden ayuda son personas valientes que lo que hacen es decir basta ya, no puedo más con una situación que me bloquea y necesito ayuda para crecer. 

Las redes sociales no ayudan demasiado a ello... 

Esto está afectando mucho a los adolescentes, inclusive a la infancia porque las redes cada vez se usan desde más chiquititos. Si no enseñamos a los menores a tener un sentido crítico de saber plasmar la realidad y saber decir que no a ciertas cosas, puede haber problemas de autoestima, depresión o ideas suicidas como nos encontramos en los últimos tiempos. Por otro lado, personas con muchos seguidores en redes empiezan a hablar de que han sufrido depresión, abusos o ansiedad, lo que ayuda a que la gente pida apoyo y acuda a terapia. 

¿Cómo definiría la salud mental de arandinos y ribereños? 

Lo que detectamos es que ese estigma se intensifica más en los pueblos de la Ribera, ya que el acceso a los recursos es más complejo, no hay tantos médicos, ni transporte y la gente tiende a aislarse más en los domicilios. Estamos poniendo el foco en las zonas rurales con dos delegaciones en Roa y Huerta. Creemos que la gente no tiene tanto que acercarse a la entidad y pedir ayuda, sino que si desde la entidad detectamos unas necesidades nos desplazamos y tratamos de que ese apoyo llegue a sus domicilios, su entorno o donde esas personas se sientan cómodas. Es otra forma de romper el estigma. Una terapia al uso no sólo es sentarte en una oficina con una persona y empezar a contar tus cosas, también puedes dar un paseo, hacer algo más informal... 

¿Qué problemas son más comunes? 

Últimamente es muy habitual temas de depresión y ansiedad, por estrés laboral, de compatibilidad de nuestros quehaceres cotidianos con la vida personal, falta de recursos económicos por pérdida de trabajo a raíz de la pandemia... La asociación también abarca otros problemas como esquizofrenia, trastorno bipolar, problemas de personalidad... Siempre tratando de fomentar las habilidades y fortalezas de cada persona. 

¿Han notado un repunte de las necesidades a raíz de la pandemia?

Sí, hemos notado un incremento bastante notable, diríamos que no es el doble de lo que teníamos, pero se acerca a unas cifras importantes en todos los programas. Tenemos lista de espera para entrar en el centro de día, en el programa de empleo... Vemos que los servicios públicos han tenido una saturación, la gente ha sufrido más dificultades emocionales y ha pedido más ayuda. Todo esto, con los mismos recursos que antes, no lo podemos abarcar. Tanto a nivel de medios humanos como de instalaciones  nos quedamos insuficientes. La lista de espera se sitúa entre 2 y 3 meses o incluso un poco más. Es complejo. Al final se pueden agravar los problemas y derivar en ingresos o situaciones peores como el intento de suicidio o suicidio consumado. 

¿Qué echan más en falta? 

No queremos convertir el apoyo en citas espaciadas, que no se pueda ver a la gente en mucho tiempo y que su problema se agrave. Queremos que la atención sea de calidad. Por eso ponemos unas listas de espera y paramos. Nos quedamos muy pequeños. Hemos pedido apoyo al Ayuntamiento de Aranda para ver si nos cede más instalaciones. 

¿A quién reclaman más apoyo? 

La responsabilidad pública tiene que estar ahí, no podemos depender solo de bancos o fundaciones. La administración pública tiene que estar y acompañar, desde el Ayuntamiento a la Junta. La ola de la salud mental ha llegado y se incrementará en los próximos años. 

Una sola psicóloga para toda la comarca es una barbaridad. 

No se puede abarcar toda la demanda que hay con una psicóloga en la asociación (la propia Alba) y otra a nivel público, en el Centro de Salud Norte. De hecho, atendemos a cerca de 180 personas con problemas de salud mental y 74 familiares, que podían ser bastantes más. Las listas de espera están paradas. No queremos que la atención se desvirtúe. El acompañamiento no debería estar marcado por la insuficiencia de recursos económicos, sino porque la salud mental es un derecho. 

¿Se siente abrumada? 

Es un peso importante, pero el trabajo diario es muy enriquecedor. La fortaleza y valentía de estas personas me enriquece. Trato de priorizar los casos más complejos y graves. 

¿Cómo va el programa de atención a infancia y juventud? 

Desde la asociación sólo atendíamos a adultos. Los menores tenían que desplazarse hasta Burgos. En septiembre arrancamos con un nuevo programa y en el primer mes las solicitudes se han disparado. Se trata de un área de vital importancia.