La Junta encargará al CEDEX un estudio del subsuelo de San Bernabé

A.C. / Cueva
-

El Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas del Ministerio de Fomento dará soluciones para frenar el movimiento del terreno de la campa que ayer congregó a los romeros

A pesar de la lluvia, cientos de romeros se acercaron a San Bernabé para celebrar su romería, Fiesta de Interés Turístico Regional. - Foto: Pitxi

El director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Junta de Castilla y León, José Manuel Jiménez Blázquez, se comprometió ayer con el alcalde de la Merindad de Sotoscueva, José Luis Azcona, a encargar un estudio del subsuelo de la campa de San Bernabé al Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) del Ministerio de Fomento para «ver cual es la mejor solución y, entre todos, abordarla, porque la situación requiere actuar con celeridad y trabajar con seguridad». El trabajo podría estar listo, según sus cálculos, en «un par de meses».
Sus palabras llegaban después de ser nombrado Carbonero Mayor de la Romería de San Bernabé, una Fiesta de Interés Turístico Regional que cada año congrega a cientos de personas en el Monumento Natural de Ojo Guareña y que ayer recibió a sus fieles a pesar de la lluvia. Jiménez Blázquez, que incluso dejó escrito en el libro de honor del Ayuntamiento su compromiso de trabajar por las demandas del municipio, admitió que el agrietamiento de las escaleras que dan acceso a la ermita de San Bernabé y de su conexión con la campa, así como de los muros de contención de este terreno «son preocupantes». 
De ahí que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León haya pensado en el CEDEX, un organismo público de vanguardia dedicado a la ingeniería civil, la edificación y el medio ambiente y que da apoyo multidisciplinar en estas materias a otras administraciones. La Junta de Castilla y León ya realizó catas del terreno en 2007 y de nuevo en 2012 realizó un estudio del terreno de la campa, pero las últimas inundaciones de este invierno han agravado el problema hasta un punto en el que el director de Calidad Ambiental insistió en que lo importante es «trabajar con seguridad y saber como proceder». A ello añadió que «no va a ser una solución fácil ni barata, pero hay que abordarla entre todos». La memoria valorada de los últimos estudios de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente cifraban el arreglo en 2012 en un coste de entre 60.000 y 100.000 euros, pero parece que se quedarán cortos tras los movimientos del terreno sufridos los pasados meses.
Hasta ahora no se ha redactado un proyecto formal que de solución al problema que nace del terreno que arrastran las aguas subterráneas. Las que entraron este invierno en el sumidero del río Guareña, que circula después por las cavidades del complejo kárstico, han ido acumulando sedimentos que desvían el curso del agua. Hasta donde son culpables de lo que sucede en la campa será algo que se pueda conocer este verano cuando los espeleólogos de Edelweiss entren en el sumidero, una vez baje el nivel del agua, y puedan comprobar como está y retirar los depósitos que lo colapsan y forman un cuello de botella.
El alcalde sotoscuevense, que tomó posesión a primera hora de la mañana, mostró su satisfacción ante la intención de la Administración regional de dar solución al problema.