Lo natural es crecer

P.C.P.
-

Ana María Díez Sedano es la primera mujer en acceder a la aceleradora de empresas Polo Positivo con sus embutidos de Rioseras

Ana ha cambiado la marca comercial pero no el carácter artesano y natural de los productos que elabora. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Hace 4 años, la empresa familiar estaba en venta y Ana acumulaba 10 años de experiencia en banca. Pero una carta laboral cambió su futuro, que no su destino, pues este siempre ha estado ligado a las morcillas y a Rioseras. Allí empezaron sus padres en 1972 a elaborar los embutidos que después vendían en la tienda y allí montaron en los años 90 una fábrica para dar trabajo a sus hijos.  

Así pues, que ella tomara las riendas del negocio ha sido algo natural en su entorno, aunque fuera a algunos les haya costado entenderlo. «Esto era un mundo muy de hombres» en el que ella era la niña, la chica. «Al principio te cuesta pero hasta que lo entienda el que lo quiera entender», afirma sin mostrarse preocupada.

Tan natural como sus embutidos. «No llevan ni un solo aditivo, ninguno de los productos, y hacemos ocho», morcilla -tradicional, primorosa y caprichosa-, chorizo curado y fresco, lomo, costilla y panceta. «Hemos conseguido hacer una marca bonita, con una morcilla atada a mano, con tripa natural, que no repite, que tiene otro sabor...», explica con pasión.

Y tan natural como la aspiración de crecer en el negocio, que le ha llevado a ser la primera mujer que entra en el programa de aceleración de empresas Polo Positivo, iniciativa de la Fundación Caja de Burgos,  Pascual, Aciturri, Gonvarri y Grupo Antolín. «Hemos comenzado a trabajar con el apoyo de mentores de una de las entidades promotoras, Calidad Pascual, para el desarrollo de la red comercial y de distribución, y con un tutor del programa para el desarrollo del plan de empresa y de crecimiento», explica Ana María Díez Sedano, «encantada y muy agradecida» por haber merecido la atención de grandes empresarios, «que en algún momento fueron como yo. Eso no quiere decir que vaya a llegar donde ellos, pero cada uno establece sus límites y siempre puedes mejorar», apostilla.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)