Treviño exige una mesa de diálogo para su anexión a Álava

Ó.C.
-

El Pleno aprueba una moción en la que se solicita la segregación de Burgos y se pide que el Gobierno central sea uno de los actores que se siente en la negociación. La Puebla presentará la misma petición

Treviño exige una mesa de diálogo para su anexión a Álava

La semana pasada se cumplieron 22 años de la última consulta popular a los habitantes del Condado de Treviño sobre su voluntad de pertenecer a Castilla y León o al País Vasco. La fecha se aprovechó por parte de su Ayuntamiento para retomar su petición de segregación de Burgos y anexionarse a Álava. En esta ocasión se hizo con una declaración institucional aprobada en el Pleno municipal, en la que se volvió a reiterar esta vieja reivindicación, pero también se destacó la necesidad de crear «una mesa de diálogo», en la que se quiere sentar a las diputaciones y comunidades autónomas, pero también al Gobierno central, puesto que se entiende que «al fin y al cabo en Madrid es donde en definitiva se va a decidir».
El alcalde del Condado de Treviño es Enrique Barbadillo, del Partido Nacionalista Vasco, y tiene como socios de gobierno a un partido independiente y a EH Bildu. Sus representantes apoyaron el texto aunque en contra estuvieron los dos concejales de Ciudadanos del Condado y el de Condado para Todos. En el caso del Partido Popular, su representante se abstuvo, como es habitual en este tipo de debates.
Con los votos del equipo de gobierno Barbadillo sacó adelante su petición, que tiene claro que está apoyada por la ciudadanía que «quiere la integración en Álava», afirma. Por este motivo, dejó claro que se van a utilizar «todas las vías posibles» y dentro las opciones que se tienen al alcance en estos momentos, se considera que la mesa de diálogo es el mecanismo que más puede ayudar a que esta parte del territorio burgalés deje de pertenecer a la provincia para integrarse en Álava. En esa hipotética negociación al margen del Gobierno central, también se plantea la presencia vasca, la Junta de Castilla y León, además de las Diputaciones de Burgos, Álava con las administraciones locales del Condado.
Barbadillo reitera que como hace 22 años la población del enclave  quiere el cambio, aunque también hay personas que están cansadas de este asunto, por lo que «queremos revitalizar los actos y por eso vamos a elevar una pancarta en la  que vamos a expresar nuestro sentir: que no somos de Burgos o que lo somos en contra de nuestra voluntad».  Dentro de la moción se argumentaba que «esta situación ha llegado a un punto en el que hay que buscar una solución definitiva porque vivimos con unos convenios que provisionalmente solucionan algunos servicios necesarios, pero no todos».
Estas postura se ven de una manera idéntica en el otro Ayuntamiento del Condado, el de La Puebla de Arganzón y ayer su alcalde, Pablo Ortiz de Latierro también estuvo presente como público en el Pleno. «Nos sumamos a esta petición y está claro que en este tema tenemos que ir los dos de la mano», afirmó el alcalde, que dejó claro que por su parte se tiene la intención de aprobar una moción similar.
«La solución tiene que estar en esa mesa en la que tienen que estar todos los actores y tiene que llegar cuanto antes», reconoce, Ortiz de Latierro que añade que por parte de las dos autoridades locales se tiene que actuar de impulso para mover una voluntad que «puede estar cansada» pero que se tiene que levantar «puesto que la reivindicación tiene que tener dos vías, una la institucional desde los Ayuntamientos, pero otra tiene que ser la popular».