El PSOE calcula un "gran remanente" en el fondo para sanidad

SPC
-

Fernández Carriedo insiste en pedir fondos de Europa y un reparto "justo" del mayor margen de déficit

Pleno de las Cortes. - Foto: Ical

El procurador socialista Diego Moreno estimó hoy que los más de 600 millones de euros que recibirá Castilla y León para gasto sanitario del Gobierno dejará un “remanente” para afrontar el refuerzo de plantillas e infraestructuras, sin embargo el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, sintió "desilusionarlo" porque aseguró que no cubrirá ni siquiera las necesidades derivadas del coronavirus.

En la sesión de control al Ejecutivo del pleno de las Cortes, el parlamentario socialista ofreció a la Junta negociar el destino de los millones que le sobren a la Junta, tras atender los gastos derivados del Covid-19 y que estimó suman actualmente los 150 millones, por lo que aunque se doblen, habrá a su juicio partidas para plantillas e infraestructuras “críticas”, con el objetivo de reforzar las “debilidades” del sistema de salud.

Sin embargo, el titular de Hacienda consideró que seguramente sea el único parlamentario que dice que no solo van a ser suficientes los fondos, sino que a la Comunidad le van a sobrar. Interpretó de sus palabras que Castilla y León tendrá la “inmensa fortuna” de tener una pandemia porque recibirá fondos del Gobierno para atender las necesidades e incluso construir hospitales.

“Desgraciadamente”, apostilló Fernández Carriedo en declaraciones recogidas por Ical, los fondos extraordinarios del Gobierno serán “insuficientes” y reiteró que no sobrarán millones para otras finalidades que no sean la prioridad del Covid-19. “No es Castilla y León la excepción”, reiteró el consejero quien apostó por seguir reivindicando al Gobierno que permita la llegada a las comunidades de los recursos adicionales de la Unión Europea y una distribuición “justa y equilibrada” del déficit público.

El procurador socialista argumentó que Castilla y León va a recibir más de 600 millones para la sanidad, la misma cantidad, que recordó recortó la derecha en ocho años y que ahora un Gobierno socialista va a reponer en un solo ejercicio. Diego Moreno replicó al consejero que lo que no es suficiente es el presupuesto de Sanidad, con un déficit de 1.000 millones anuales, según la propia consejera de Sanidad, Verónica Casado.

El parlamentario remarcó que los servicios públicos es lo que separa a la sociedad del “caos” y reconoció el trabajo de los profesionales sanitarios, especialmente, los de la enfermería, que este martes celebra su Día Internacional. Por ello, planteó dedicar los fondos llegados del Gobierno a contratar profesionales, a pagarles el complemento Covid y a restablecer sus derechos. Además, pidió retirar el “experimento” de reordenación de la Atención Primaria en la comarca de Aliste (Zamora).

El consejero sentenció que los fondos serán para los gastos derivados de la lucha contra la pandemia, a la adquisición de material, equipamientos y a la contratación de profesionales.