Hostelería y comercio exigen voz en la promoción turística

B.G.R.
-

Así se lo han transmitido al alcalde para evitar «errores del pasado». Quieren estar presentes en las reuniones de la Sociedad de Promoción cuando se aborde la salida de la crisis y aluden al 'Devora'

Los hosteleros creen que sus negocios serán de los últimos en abrir sus puertas. - Foto: Alberto Rodrigo

«Se priorizarán acciones de promoción comercial y de hostelería a través de la organización de eventos a cargo del presupuesto de la Sociedad de Promoción». Este fue uno de los puntos abordados en la reciente reunión mantenida entre el alcalde, Daniel de la Rosa, y la patronal de este último sector una vez superada la crisis sanitaria, y en la que su presidente, Fernando de la Varga, introdujo una matización: «que se cuenten con las dos actividades económicas, las primeras que se paralizaron, a la hora de diseñar futuras campañas de promoción y evitar errores del pasado».

«En ningún momento se nos ha tenido en cuenta y luego nos hemos encontrado con iniciativas de poca o nula repercusión que no han logrado atraer turistas a la ciudad o de posicionar a la capital burgalesa en este ámbito», subraya De la Varga, quien insiste en que este objetivo cobra ahora una mayor importancia dado el impacto de la crisis en el sector. Su petición, que va de la mano de la Federación de Empresarios de Comercio (FEC), pasa por estar presentes en las reuniones de la entidad municipal solo cuando «se trate de organizar eventos de promoción».

El presidente de los hosteleros hace referencia al extinto fin de semana gastronómico 'Devora, es Burgos', que ofertaba noches de hotel y menús a precios competitivos y del que destaca su «impacto social y económico». Es la línea de trabajo por la que apuesta, si bien reconoce que aún es prematuro hablar de futuros proyectos porque, además, estos «tendrán que adaptarse a los nuevos hábitos de consumo que se generen conforme vayamos saliendo de esta situación».
Y es que, el empresario se muestra convencido de que bares y restaurantes «seremos los últimos en abrir» cuando se supere la crisis sanitaria. En este sentido, precisa que el mayor «miedo» no se da por esta circunstancia sino por las «condiciones en las que podamos hacerlo» dependiendo de las posibles limitaciones que se prevén. «Hoy sé cuánto me cuesta el bar cerrado, pero si levanto la persiana con todos los gastos anteriores, vemos que vamos a tener un problema de colapso económico», manifiesta. 

De la mano con la FEC. En esta reivindicación, la Federación de Hostelería va junto a la FEC porque son dos sectores estrechamente relacionados y se necesita de la suma de ambos para que salgan adelante. La presidenta de la patronal de comerciantes, Consuelo Fontecha, remarca la necesidad de que se les tenga en cuenta a la hora de planificar futuras acciones porque se trata de actividades económicas con sus propias especificidades. «Hay que intentar que se desenganchen el menor número de negocios posible», precisa, si bien considera que este objetivo hay que abordarlo «un poco más adelante, pero sin demora».

Fontecha considera prioritario en estos momentos la gestión de las ayudas públicas de las distintas administraciones. En este punto, subraya la campaña de la patronal nacional de comercio para poner en valor y visibilizar el trabajo que están realizando los establecimientos de servicios esenciales como la alimentación en favor de los ciudadanos, ofertando y reforzando en muchos casos el servicio de reparto a domicilio para «facilitar la compra a quien no puede salir».